MIÉRCOLES, 1 DE NOVIEMBRE DE 2017
El vaquero libertario y la ciudad privada

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas

Arturo Damm
• La debacle

Isaac Katz
• Política industrial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Valenzuela







“Una isla dentro de la gran isla llamada Inglaterra que, con gran visión, se adelantó a los tiempos del estado y permanece como una gran zona libre para el comercio, centro financiero mundial, un imán para talento internacional y un refugio fiscal.”


El vaquero y la abogada española cabalgaban por las lomas del rancho, y ella inicia. En España y en toda América Latina el sistema judicial es totalmente dependiente del poder en turno, y ahora que las colonias de España están ganando su independencia, el problema se agrava cuando todas esas nuevas naciones están cayendo en manos de tiranos y déspotas. Y yo me temo que ese estado desfigurado tomará control de la justicia en todo el continente. Y sin justicia independiente las naciones están condenadas, pues se hace realidad lo que afirmara Bastiat; “El sistema judicial se convierte en el mal que debe combatir”.

Dese mi arribo de España, he estudiado el borrador del proyecto y sé lo que ustedes quieren establecer en este rancho, una ciudad privada y libre. Lo primero que necesitan, es cubrir el proyecto con una estructura jurídica que no solo permita realizar lo que están planeando, pero que también sea legalmente posible. Y siendo este rancho, Los Sicomoros, producto de un decreto real del rey de España desde el siglo 18, pienso se puede establecer un marco legal similar al llamado, “City of London”, que permanece como una zona autónoma y libre dentro de la ciudad de Londres. Es el mismo concepto de ciudades—estado tan populares durante la edad media. Lo que primero se requiere en Los Sicomoros, es una personalidad legal para establecer y operar todo lo que ustedes tienen en mente.

Aunque en estos momentos EU es el país más libre del mundo, también veo la agresiva tendencia de los gobiernos invadiendo terrenos de la sociedad civil. En los casos más dramáticos tenemos a México, donde libraron una guerra para ganar su independencia, pero no por su libertad, y si no la ganan igual, luchando, nunca serán libres. Pero también aquí, ustedes se hundieron en una guerra civil que les costó casi un millón de vidas, supuestamente por la libertad de los esclavos, pero las cadenas se las están pasando al pueblo entero cuando, ante la victoria del norte, se ha iniciado el proceso para concentrar el poder en Washington, destruyendo el concepto original de estados autónomos y soberanos, organizados sobre el manto de un pequeño gobierno federal con la única responsabilidad de protección de vida, libertad, propiedad, y el cumplimiento de los contratos.

El proyecto de City of London tiene orígenes milenarios, e inclusive, la Carta Magna muy claramente manifestaba que La City of London debería mantener y disfrutar de sus libertades ancestrales. Desde la conquista de los Normandos, al proyecto le fueron otorgados privilegios especiales y sus inicios se pueden rastrear hasta 1067, cuando, William, El Conquistador, le otorgara una concesión real con derechos y privilegios que había disfrutado desde la era de Edward, el Confesor. Durante los siguientes siglos, infinidad de decretos reales han confirmado y expandido esos derechos. En 1638, Charles II trató de cancelarlos, pero en un acto del parlamento en 1690, no solo se protegieron, esos derechos y privilegios fueron reafirmados y ampliados.

Este organismo es único en el mundo y lo demuestra su existencia durante muchos siglos, y el enorme poder que tiene para alterar su propia constitución, que se lleva a cabo mediante un acto del Concilio Común. Los mismos reyes de Inglaterra requieren de permisos para penetrar la City of London. Además, el proyecto mantiene y opera infinidad de negocios e inversiones fuera de sus límites, que lo han convertido en un ente billonario. City of London, es una isla dentro de la gran isla llamada Inglaterra que, con gran visión, se adelantó a los tiempos del estado y permanece como una gran zona libre para el comercio, centro financiero mundial, un imán para talento internacional, y un refugio fiscal.

Este poder es tan real, que líderes mundiales muy respetados han  afirmado; “Hay tres entes que controlan el mundo: City of London, Washington, y el Vaticano”. Ahora, yo sé que ustedes son idealistas y en este proyecto no persiguen el poder y las riquezas. Pero el poder y las riquezas son armas esenciales en la lucha por la libertad. Si este rancho se convirtiera en algo similar a La City of London, te aseguro que dentro de 100 ó 200 años, la gente comentará cómo Los Sicomoros los rescató de las tinieblas para hacerlos verdaderamente libres. Cómo aquel paraíso de libertad en el estado de Nuevo México, fue el símbolo de resistencia ante los gobiernos opresivos, un centro de formación de hombres libres que se dedicaron a crear valor y riqueza, dentro de los principios éticos, legales y en libertad.

Estoy segura que través de Common Law, se pude establecer un ente similar a La City of  London, para luego cubrirlo con una amplia estructura legal en donde todas las actividades, dentro de su jurisdicción, deban estar bajo el amparo de la Common Law inglesa. Aspectos laborales, comerciales, fiscales, penales, que se deban acoger a tribunales privados dentro de la ciudad, y decididos por jueces privados. No estoy dando una receta sencilla de cómo hacerlo. Estoy tratando de sembrar en la conciencia de ustedes, que la posibilidad de establecer un esquema legal que proteja el proyecto de los embates presentes y futuros del estado, existe y se puede implementar. Yo no tengo todavía esa fórmula mágica, pero vale la pena investigar con profundidad y, al estilo de la Common Law, revisar antecedentes de proyectos similares y aplicarlos.   

Ahora, suponiendo que el esquema haya sido establecido a través de un ente aprobado. Esta organización requerirá tener un código legal que pueda ser generalmente aceptado, y que las cortes (privadas) se comprometan a seguir. Ese código, en mi opinión, deberá insistir en principios liberales de no agresión contra personas o propiedades, definiendo claramente derechos de propiedad de acuerdo a principios liberales. Reglas de evidencia decidiendo quiénes son los infractores en cualquier disputa, para establecer un código de castigo para cada determinado crimen, incluyendo reparación de daños.

En la estructura de ese código, las cortes deberán competir mediante sus actos y  procedimientos, entonces el mercado deberá decidir cuáles jueces, jurados, etc., utilizan los métodos más justos y eficientes para proporcionar servicios judiciales. ¿Es esto posible? No solo es posible, es un hecho que lo mejor del sistema legal de EU fue desarrollado de esta manera. Sabemos los gobiernos no están calificados para desarrollar y aplicar la ley, y tampoco para proporcionar cualquier otro servicio; y así como la religión ha sido separada del estado, y la economía sigue el mismo proceso, las funciones del estado, incluyendo policía, las cortes y la misma ley, también se debían separar.

Después de la larga exposición Vallian estaba pensativo. Soledad lo rescata de ese estado cuando le dice. Te has quedado como si hubieras tenido una aparición celestial. Vallian le revira. Me has dado una gran cátedra de historia, economía y derecho. Eso fue una verdadera aparición celestial. Y prosigue, ahora explícame ¿Cómo opera la Common Law?

• Liberalismo • Ciudades libres

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus