VIERNES, 26 DE MAYO DE 2006
Migración

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Isaac Katz







“Ante las críticas vertidas al presidente Fox, habría que preguntarle a esos miembros de la izquierda qué fue lo que ellos hicieron y no hicieron para mitigar, si no resolver, el problema de empleo en México.”


A raíz de la discusión que se ha suscitado en Estados Unidos sobre el fenómeno migratorio y la posible legalización de la estancia de aquellos que ingresaron ilegalmente a ese país, en México diferentes candidatos a la Presidencia, particularmente MALO y Madrazo, así como otros politiquillos de quinta agrupados en la denominada “izquierda mexicana”, léase PRI y PRD y la fauna que los acompaña, se han dedicado a criticar a Fox y su gobierno por no haber hecho lo necesario para que los mexicanos no tuviesen que migrar. Ante las críticas vertidas, habría que preguntarle a esos mismos miembros de la izquierda qué fue lo que ellos hicieron y no hicieron para mitigar, si no resolver, el problema de empleo en México.

 

Vayámonos un poco al pasado, particularmente a la década de los treinta del siglo XX durante el gobierno de uno de los íconos de la izquierda mexicana, el presidente Lázaro Cárdenas. Su visión de que había que impulsar el socialismo en México lo llevó a diseñar una reforma agraria que condenó a los productores del sector agrícola a vivir perpetuamente en la pobreza, condenados a producir bajo esquemas institucionales notoriamente ineficientes como son el ejido y el minifundio. En la agricultura la tierra es, por naturaleza, el factor fijo de la producción por lo que la única forma de aumentar la productividad de la tierra y el ingreso de aquellos que la trabajan es mediante el cambio tecnológico. Sin embargo, el esquema institucional que se derivó de la reforma agraria socialista de Cárdenas y continuada hasta Echeverría, inhibe la introducción de tecnologías modernas de producción. Casi 25% de la PEA trabaja en la agricultura y solo contribuyen con un poco menos del 5% del PIB, lo que indica la notoriamente baja productividad de los factores de los factores de la producción. La consecuencia natural es una alta incidencia de pobreza y migración, sea hacia las ciudades de México o hacia Estados Unidos. Y dado esto, salta como increíble que el Sr. Malo esté prometiendo mantener la misma estructura de producción agrícola al señalar que promoverá la agricultura para el autoconsumo es decir, lo que está prometiendo es perpetuar la pobreza de las familias rurales mexicanas.

 

Ahora regresemos al pasado reciente. Durante el presente sexenio la izquierda mexicana se ha opuesto a que se aprueben las reformas institucionales que hubiesen hecho a la economía mexicana más eficiente, que hubiesen hecho a la economía más atractiva, menos costosa, para la inversión nacional y extranjera, que hubiesen hecho de la economía mexicana una creciese a tasas más elevadas y con una mayor creación de empleos.  Se opusieron a una reforma tributaria que, además de fortalecer las finanzas públicas, hubiese eliminado la enorme distorsión que existe en los incentivos a trabajar, ahorrar e invertir; se opusieron a una reforma laboral que hubiese reducido los costos de creación de empleos y de introducción de cambios tecnológicos en las empresas legalmente constituidas, todo para proteger las prebendas de los líderes sindicales; se opusieron, dizque para proteger la soberanía nacional, a una reforma del sector energético que se hubiese traducido en una provisión más eficiente y barata de energía eléctrica y de productos derivados del petróleo, lo que hubiese hecho más competitivas a las empresas mexicanas y habría atraído un mayor flujo de inversión extranjera directa; se opusieron a una reforma en la procuración y administración de justicia que hubiese atenuado los problemas de delincuencia en el país, lo que hubiese protegido en mayor grado los derechos privados de propiedad e incentivado una mayor inversión. Se opusieron, finalmente, a que el país progresara.

 

Al margen

 

La decisión de los magistrados del TRIFE respecto de los spots publicitarios del PAN y del PRI, quizás alentados por el miedo que le tienen al Sr. MALO y a sus violentas huestes o quizás porque no comprenden el concepto de democracia, se constituye sin lugar a dudas como el más grave atentado que se haya dado en nuestro país en los últimos años en contra de la libertad. Un país en el cual prevalece la censura alentada por una autoridad, está en peligro de caer bajo una dictadura, una en donde se supriman todas las libertades, no nada más la de opinar. ¡Qué grave decisión!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus