VIERNES, 10 DE NOVIEMBRE DE 2017
100.17%

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Entre el 1 de enero del 2001 y el 31 de octubre del 2017 el poder adquisitivo de nuestro dinero se redujo en 100.17 por ciento.”


100.17 por ciento fue la inflación acumulada, en la economía mexicana, del 1 de enero del 2001 al 31 de octubre del 2017.

Lo anterior quiere decir que, en promedio, los precios de los bienes y servicios que toma en cuenta el INEGI para calcular el Índice Nacional de Precios al Consumidor, a partir del cual calcula la inflación, aumentaron, en el tiempo ya transcurrido del siglo XXI, 100.17 por ciento.

Ello quiere decir que entre el 1 de enero del 2001 y el 31 de octubre del 2017 el poder adquisitivo de nuestro dinero (ojo: nuestro), se redujo en 100.17 por ciento, por lo que hoy necesitamos el doble de dinero para comprar la misma cantidad, de los mismos bienes y servicios, que comprábamos al inicio del siglo.

Todo lo anterior quiere decir que el Banco de México, cuya tarea, según el artículo 28 de la Constitución, es “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”, o ha ocasionado esa inflación, o la ha permitido, o la ha ocasionado y la ha permitido, incumpliendo con su tarea, ocasionando y/o permitiendo la disminución del poder adquisitivo de nuestro dinero (ojo: nuestro), perjudicando a todos aquellos cuyas remuneraciones (salarios, sueldos, honorarios, comisiones, pensiones, etc.) no aumentaron, por lo menos, tanto como los precios. Entre el 1 de enero de 2001 y el 31 de octubre del 2017 el salario mínimo aumentó 127.9 por ciento en términos nominales, y 27.7 por ciento en términos reales, ya descontada la inflación. Para el mismo periodo de tiempo el salario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS se incrementó 146.9 por ciento en términos nominales y, restando la inflación, 46.7 por ciento en términos reales.

La inflación de los años trascurridos del siglo XXI no es, ni remotamente, la inflación que tuvimos, por ejemplo, en los años ochenta del siglo pasado (15 mil 062.3 por ciento), pero sigue siendo inflación, pérdida en el poder adquisitivo de nuestro dinero (ojo: nuestro), algo inaceptable. ¿Dónde está la falla?

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus