Pesos y contrapesos
Nov 16, 2017
Arturo Damm

¿Competitividad fiscal?

¿De verdad Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, piensa que “la fiscalidad mexicana es competitiva, incluso con el plan tributario de Trump”?

Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, afirmó recientemente que “la fiscalidad mexicana es competitiva, incluso con el plan tributario de Trump”. ¿Será?

Lo primero que hay que aclarar es qué se entiende por competitividad fiscal, para lo cual hay que responder qué se entiende por competitividad y qué por fiscal. Por competitividad hay que entender la capacidad para hacer, lo que se hace, mejor que los demás, es decir, mejor que la competencia. Por fiscal hay que entender lo relativo a los impuestos, lo cual abarca, desde la eficacia del recaudador para recaudar, hasta la cantidad (muchos o pocos), tipo (al ingreso, al consumo, al patrimonio, etc.) y tasas (bajas, regulares o elevadas) de los impuestos.

Dado que Rubio habló de la competitividad fiscal de México relacionándola con el plan tributario (reforma fiscal) de Trump, podemos concluir que lo que afirma la subsecretaria es que, aún si se aprobara la reforma fiscal en los Estados Unidos, México seguiría siendo fiscalmente competitivo, es decir, atractivo, ¡desde el punto de vista de los impuestos!, para llevar a cabo inversiones directas, que son las que expanden o abren empresas, producen bienes y servicios, crean empleos, y les permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos. De aprobarse la reforma fiscal de Trump, ¿la mexicana seguiría siendo (suponiendo que realmente lo sea) una economía fiscalmente competitiva?

Parte de la propuesta de Trump consiste en bajar la tasa del impuesto a las empresas (que de hecho es a las ganancias de los empresarios) del 35 al 20 por ciento, con lo cual quedaría por debajo de la tasa máxima que hoy se cobra en México y que es, por concepto del Impuesto sobre la Renta, del 30. Si la tasa en México es del 30 por ciento y en los Estados Unidos del 20, ¿la economía mexicana resulta fiscalmente competitiva, sobre todo si por competitividad fiscal entendemos que gracias a los impuestos la mexicana es una economía más atractiva para las inversiones directas?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
Datos al cierre de enero: la inversión cae a lo largo de 12 meses y el consumo está virtualmente estancado. ¿Considera que en México existen las condiciones para crear 2 millones de empleos en los siguientes 9 meses?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• El discurso
Arturo Damm
• AMLO, deudófobo
Asuntos Capitales
• Inversión Fija Bruta
Víctor Hugo Becerra
• López Obrador: La gran estafa
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos