VIERNES, 1 DE DICIEMBRE DE 2017
Díaz de León en Banxico: primera pregunta

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿No facilitaría la tarea el que la meta de inflación fuera cero? El nuevo gobernador, ¿qué opina al respecto?”


Alejandro Díaz de León sustituye a Agustín Carstens en la gubernatura del Banco de México y, al lado de los otros miembros de la Junta de Gobierno, tendrá la responsabilidad, que le impone la Constitución y la ley del mismo banco, de “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”, lo cual quiere decir de nuestro dinero, de nuestro trabajo, que se nos paga con dinero.

En los años transcurridos del siglo XXI las autoridades monetarias han identificado el “procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional” con una meta de inflación anual, que califican de permanente, del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error. Para ellos procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional implica lograr una inflación baja (del 3 por ciento) y estable (entre el 2 y el 4 por ciento, ni más, ni menos).

“Procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional”, ¿no debe interpretarse como “preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional”, lo cual supone que al paso del tiempo, con la misma cantidad de dinero, se compra la misma cantidad de los mismos bienes y servicios, para lo cual se requiere que no haya inflación, por lo cual resultaría inaceptable que se fijen metas de inflación?

Me queda claro que en materia de política monetaria una cosa es lo que se quiere y otra distinta lo que se puede. Repito las dos preguntas ya hechas en otro Pesos y Contrapesos: ¿qué tan eficaz resulta la política monetaria para impedir que las presiones inflacionarias se traduzcan en repuntes en la inflación? y, suponiendo poca eficacia, y por tanto el repunte en la inflación, ¿qué tan eficaz resulta para frenarlo y revertirlo? La respuesta a ambas preguntas es, en el mejor de los casos, “no lo suficiente”, por lo que lograr cero inflación resulta difícil. ¿Pero no facilitaría la tarea el que la meta de inflación fuera cero? El nuevo gobernador, ¿qué opina al respecto?

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus