MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2017
La causa de la pobreza

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La repartición de dinero mitiga los efectos de la pobreza, pero difícilmente erradica sus causas.”


Las propuestas a favor de la Renta Básica Universal, RBU, que le garantizaría a todo mexicano una cantidad de dinero suficiente para que satisfaga correctamente sus necesidades básicas, ha puesto el dedo en una de las llagas de este país: la pobreza. El año pasado, según los datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL,  53 millones 418 mil 151 mexicanos sobrevivían en condición de pobreza, el 43.6 por ciento de la población, algo inaceptable, razón de ser de propuestas como la de la RBU.

Ante tales propuestas, motivadas sin duda alguna por muy buenas intenciones, con las cuales está pavimentado el camino al infierno, preguntémonos si la pobreza puede eliminarse repartiendo dinero destinado a la compra de bienes y servicios. No, distribuyéndolo se alivia su resultado: la falta de satisfactores, pero no se erradica su causa: la incapacidad para, trabajando, generar un ingreso que haga posible, de manera independiente, ¡sin depender de las dádivas de otro!, comprar los bienes y servicios indispensables.

La causa de la pobreza no es la carencia de los bienes y servicios imprescindibles para, por lo menos, ser capaces de satisfacer correctamente las necesidades básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la salud y la vida de la persona. La causa de la pobreza es la incapacidad (que a su vez tiene muchas causas, desde la falta de capital humano hasta sistemas económicos ineficaces), de la persona para, por medio de un trabajo bien remunerado, ser capaz de generar un ingreso suficiente que le permita acceder, en la cantidad, calidad y variedad adecuadas, a los bienes y servicios indispensables para la satisfacción de, por lo menos, sus necesidades básicas.

La repartición de dinero mitiga los efectos de la pobreza: carencia de satisfactores básicos, pero difícilmente erradica sus causas: incapacidad para generar ingreso suficiente.

Por último tengamos presente que lo que tiene causa no es la pobreza, que es la condición original del ser humano en este planeta, sino la riqueza.

• Demagogia • Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus