JUEVES, 11 DE ENERO DE 2018
Drogas, distingamos

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Favorecer la legalización del consumo de drogas, la que sea, por el negociazo que ello traería consigo, es éticamente reprobable.”


Lo único que debe prohibírsele al ser humano es violar los derechos de los demás, y lo único por lo que debe castigársele es por la violación de los derechos de los demás.  Esta es la razón por la cual estoy a favor de la legalización del consumo de drogas: quien consume drogas se hace daño a sí mismo, pero no viola derechos de alguien más. El drogadicto es un vicioso, pero no es un delincuente.

Estoy a favor de la legalización del consumo de drogas y en contra de su consumo. Estoy a favor del respeto irrestricto a la libertad individual, aun en los casos en los que la persona la utilice de mala manera, para dañarse a sí misma tratándose del consumo de drogas. Dicho consumo es una actividad éticamente reprobable, de entrada por la dependencia que genera, pero no es una actividad delictiva por su propia naturaleza.

Dicho lo anterior hay que distinguir entre estar a favor de la legalización del consumo de drogas por respeto a la libertad individual, y estar a su favor porque, desde el punto de vista de la producción, oferta y venta de drogas, la misma resultaría un negociazo, inclusive para el fisco, que recaudaría importantes sumas de dinero si la producción, oferta y venta de drogas se llevara a cabo dentro de los límites de la economía formal, sujeta al cobro de impuestos. Favorecer la legalización del consumo de drogas, la que sea, por el negociazo que ello traería consigo, es éticamente reprobable.

Las reflexiones anteriores vienen a cuento porque hace unos días leíamos esto en Polítco.mx: “El expresidente Vicente Fox anunció en redes sociales la realización de un foro global sobre marihuana (…) en el cual se abordarán enfoques sobre el potencial de la industria en México...”. Al margen de los usos medicinales de las drogas, que pueden resultar excelentes negocios, ¿se justifica éticamente estar a favor de su consumo porque su producción, oferta y venta tienen, desde la perspectiva del negocio, potencial?

• Liberalismo • Drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus