MARTES, 23 DE ENERO DE 2018
Amenazas públicas

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Legislador que no sabe economía es una amenaza pública. Desafortunadamente abundan legisladores que no saben de economía, y buena muestra la encontramos entre los perredistas.”


Decía Louis Brandeis que “abogado que no sabe economía es una amenaza pública”. Enmendándole la plana debemos afirmar que “legislador que no sabe economía es una amenaza pública”, alguien quien, al margen de sus buenas intenciones, hará más mal que bien por imponer leyes (positivas: redactas y promulgadas por el hombre; prescriptivas: disponen lo que debe ser), que irían en contra de las leyes de la economía (naturales: no redactas y no promulgadas por el hombre; descriptivas: explican lo que es).

Desafortunadamente abundan legisladores que no saben de economía, y buena muestra la encontramos entre los perredistas. Hace unos días leímos, en la página electrónica de El Universal, que “el grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados propondrá que el Banco de México fije como tasa de interés máxima el 35 por ciento para cualquier tipo de crédito”, lo cual supondría una ley positiva (por ley nadie podría ofrecer crédito a una tasa mayor al 35 por ciento), que iría en contra de una ley natural (la ley de la oferta y la demanda), con el resultado inevitable: aumento en la cantidad demandada de crédito (a muchos deudores potenciales les convendría pedir prestado a esa tasa más baja que la anterior), reducción en la cantidad ofrecida (a muchos prestamistas actuales no les convendría prestar a esa tasa menor que la anterior), y por lo tanto escasez: oferta de crédito más barato que no alcanzaría para todos los demandantes.

Para entender lo anterior hay que tener en cuenta que una tasa de interés máxima es la que fija la autoridad, que en este caso sería el Banco de México, por debajo de la tasa de equilibrio, que es el resultado de la libre interacción entre oferentes y demandantes de crédito, y que equilibra el mercado logrando que la cantidad demandada iguale a la cantidad ofrecida, por lo que no hay ni escasez ni sobreoferta.

El resultado de tasas de interés máximas es la escasez de crédito, que siempre es una situación antieconómica.

• Populismo • Cultura económica • Control de precios • Tasas de interés

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus