MIÉRCOLES, 24 DE ENERO DE 2018
¿Por qué no 25, 15 ó 5 por ciento?

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Conforme se fija la tasa de interés por debajo de la tasa de equilibrio, la cantidad ofrecida disminuye inevitablemente, generando escasez, la más antieconómica de las situaciones.”


Días atrás leímos, en la página electrónica de El Universal, esto: “El grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados propondrá que el Banco de México fije como tasa de interés máxima del 35 por ciento para cualquier tipo de crédito”, lo cual, de prosperar la propuesta de los diputados perredistas (algo que, ¡por la barbaridad que implica!, considero poco probable, ¡pero uno nunca sabe!), distorsionaría el funcionamiento del mercado crediticio, generando una condición de escasez: la tasa de interés máxima sería menor que la tasa de equilibro, la que iguala la cantidad ofrecida con la cantidad demandada de crédito, tasa de interés máxima que ocasionaría escasez. Primer paso: baja la tasa de interés y, ceteris paribus, aumenta la cantidad demandada. Segundo paso: baja la tasa de interés y, ceteris paribus, baja la cantidad ofrecida. Tercer paso: escasez.

Le pregunto a los diputados perredistas por qué proponen fijar la tasa máxima de interés, para cualquier tipo de crédito, al 35 por ciento, y no al 25 , lo cual “beneficiaría” más a los demandantes de crédito; o al 15, lo cual “beneficiaría” mucho más a los demandantes de crédito; o al 5 por ciento, lo cual “beneficiaría” muchísimo más a los demandantes de crédito, teniendo en cuenta que a quienes pretenden beneficiar los legisladores perredistas son, precisamente, a los demandantes de crédito, sin mayor consideración (¿o sí?) por los oferentes.

Es más, si de lograr el mayor beneficio para los demandantes de crédito se trata, ¿por qué no proponer que el crédito se otorgue gratis, se regale, sin que los oferentes cobren un precio, una tasa de interés? Por una sencilla razón: si a los oferentes de crédito se les obligara a cobrar una tasa del 0 por ciento la cantidad ofrecida sería cero. ¿Cuál es la conclusión? Que, conforme se fija la tasa de interés por debajo de la tasa de equilibrio, la cantidad ofrecida disminuye inevitablemente, generando escasez, la más antieconómica de las situaciones. Los diputados perredistas, ¿lo han considerado?

• Populismo • Cultura económica • Control de precios • Tasas de interés

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus