MARTES, 6 DE FEBRERO DE 2018
Riqueza vs. Rentas

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Es necesario evaluar, cuestionar, quiénes de los candidatos proponen la igualdad de oportunidades y se promueva la generación y acumulación de riqueza y quienes proponen una política pública basada en subsidios y privilegios, una economía rentista.”


La evidencia internacional es abrumadora: un país en el cual se incentiva la creación y acumulación de riqueza tiene mayores niveles de desarrollo económico y mayores niveles de bienestar de la población; por otra parte, un país en el cual el arreglo institucional es uno que fomenta y premia la búsqueda y apropiación de rentas, tiende a ser un país con menores niveles de desarrollo, con altos niveles de corrupción y notoriamente inequitativo.

Para que una economía experimente un proceso sostenido de crecimiento económico, uno que se traduzca es niveles de bienestar creciente de la población, se requiere que el marco institucional, principalmente las reglas formales del juego en el marco legal, genere los incentivos correctos para la generación de riqueza, física y humana en un contexto de igualdad de oportunidades de acceso a todos los mercados, bienes, servicios y factores de la producción. La acumulación de capital físico (planta, maquinaria, equipo e infraestructura) acompañada de un continuo cambio tecnológico que incrementa la productividad factorial total, así como la acumulación de capital humano (mayor cantidad y calidad de las capacidades productivas de los individuos y de adaptación a la adopción de nuevas tecnologías de producción resultado principalmente de tener un sistema educativo de calidad), derivan en una ampliación continua del potencial de la economía para producir una cantidad creciente de bienes y servicios, es decir un flujo de ingreso real cada vez mayor. Su distribución dependerá principalmente de cuales sean las preferencias individuales de qué necesidades desean satisfacer y con qué intensidad, del capital humano que cada individuo posea y de qué tan eficientes sean los mercados para asignar los  recursos escasos de acuerdo a las ventajas comparativas. Una economía libre.

Por su parte, en una economía en la cual la política pública se distingue por premiar la búsqueda y apropiación de rentas, una economía en la cual no existe, en consecuencia, igualdad de oportunidades de acceso a los mercados, tenderá a ser un país que experimente bajas tasas de acumulación de capital tanto físico como humano y como resultado no experimentará un proceso sostenido de desarrollo económico. Una economía rentista es, por definición, una economía de privilegios para unos cuantos, es una economía en la cual desde el poder político se definen los ganadores y los perdedores, una en la cual las decisiones de quienes ejercen el poder son determinantes de cómo se distribuye el ingreso que se genera.

En una economía rentista, a diferencia de una en la cual se incentiva y premia la acumulación de riqueza, los beneficiarios del poder público tienen acceso a toda una serie de prebendas económicas (a cambio obviamente del apoyo político que ofrecen) tales como subsidios, restricciones regulatorias que impiden el acceso a los mercados a potenciales competidores, concesiones, contratos de obra pública bajo esquemas de asignación directa, etcétera. Son una economía en la cual, dado que quien ejerce el poder político cuenta con la  facultad de premiar y castigar, la libertad individual para elegir cómo asignar los recursos de su propiedad está restringida y quienes gozan de privilegios se apropian de una parte del ingreso nacional mayor a lo que fue su contribución para generarlo a costa, finalmente, del bienestar de los individuos, de las familias.

En julio se elegirá al próximo presidente de la Republica y es necesario evaluar, cuestionar, quiénes de los candidatos proponen ser un país en el cual prive la igualdad de oportunidades y se promueva la generación y acumulación de riqueza y quienes proponen una política pública basada en subsidios y privilegios, una economía rentista. El futuro de México está en juego.

• Libertad económica • Instituciones

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus