LUNES, 19 DE FEBRERO DE 2018
¿Crack bursátil?

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm







“Lo que pasó la semana del 6 al 9 de febrero, ¿fue un crack bursátil? O bien, ¿fue el inicio de uno?”


El viernes 2 de febrero el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró en 50 mil 389.52 unidades. Una semana después, viernes 9, terminó en 47 mil 820.59, lo que resultó en una pérdida de 5.1 por ciento, la mayor para cualquiera de las seis semanas transcurridas del año. En las cinco semanas anteriores, este fue el resultado en la BMV: 1ra. enero, ganancia de 1.1 por ciento; 2da. pérdida de 1.5; 3ra. ganancia de 1.1; 4ta. ganancia de 2.8; 1ra. febrero, pérdida 1.3.

Dicha pérdida llevó a más de uno a preguntarse si no estábamos al inicio de un crack bursátil, entendiendo por tal una caída considerable de los precios de las acciones, en la mayoría de las bolsas de valores del mundo, en un tiempo relativamente corto. Si por caída considerable entendemos un 5 por ciento, y si por la mayoría de las bolsas del mundo entendemos las de los países del primer mundo, y si por tiempo relativamente corto entendemos cinco días, entonces lo que pasó la semana del 6 al 9 de febrero sí fue un crack bursátil.

¿Qué ha pasado de entonces a la fecha? Como ya lo apunté, el IPC cerró el viernes 9 de febrero en las 47 mil 820.59 unidades. Una semana después, viernes 16, se ubicó en los 48 mil 883.55 puntos, lo cual resultó en una ganancia semanal del 2.2 por ciento, con lo cual se recuperó, en tan solo cinco jornadas, cada una de ellas con ganancia, el 43.1 por ciento de lo perdido la semana anterior.

¿Podemos considerar que lo sucedido en la semana del 6 al 9 de febrero fue un crack bursátil? Todo depende de qué entendamos por, uno: caída considerable de los precios de las acciones; dos: mayoría de las bolsas de valores del mundo; tres: tiempo relativamente corto.

Podemos ampliar la definición de crack bursátil para que quede así: “Caída considerable de los precios de las acciones, en la mayoría de las bolsas de valores del mundo, en un tiempo relativamente corto, con consecuencias negativas en otros mercados”, como lo es el cambiario, de tal manera que un crack bursátil iría acompañado de la depreciación del tipo de cambio de la moneda nacional con relación a la divisa más relevante para ese país, en nuestro caso el peso (moneda nacional) y el dólar (divisa más relevante).

¿Qué pasó con el tipo de cambio peso – dólar durante la semana del “crack bursátil”? Pasó de 18.52 a 18.86 pesos por dólar, lo cual dio como resultado una depreciación de 1.8 por ciento, primera semana del año con depreciación. A lo largo de las cinco semanas anteriores el tipo de cambio se apreció, respectivamente, 2.0, 1.2, 2.4, 0.6 y 0.6 por ciento. ¿Qué pasó la semana pasada? El tipo de cambio bajó de 18.86 a 18.48 pesos por dólar, lo cual dio como resultado una apreciación del 2.0 por ciento, mayor que la depreciación del 1.8 de la semana anterior.

Lo que pasó la semana del 6 al 9 de febrero, ¿fue un crack bursátil? O bien, ¿fue el inicio de uno?

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus