JUEVES, 22 DE FEBRERO DE 2018
PRI cae ¿por Meade?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“¡El problema no es Meade sino el partido que representa!”


Las encuestas más serias arrojan que entre los candidatos de los tres partidos más importantes, el del PRI se rezagó a un tercer lugar y sus preferencias se redujeron.

Varios analistas justifican o culpan a Meade por la caída del PRI: que no tuvo la suficiente cobertura en spots, que no tiene cualidades, etc. ¡Falso! el problema no es Meade sino el partido que representa.

Las encuestas internas que le mostraron al presidente Peña Nieto, quien nombró al candidato, como era costumbre en el PRI el siglo pasado, le dejaron claro que ninguno de los posibles aspirantes de su partido a la Presidencia, identificado como priista, tenía la más remota posibilidad de ganar. Presuntamente Luis Videgaray convenció al Presidente de que Meade, no priista, sin cola que le pisaran, era el único con posibilidades de que los votantes le creyeran promesas de honestidad y cambio como abanderado de un PRI, catalogado por la mayoría de la ciudadanía como un partido de corruptos, que no cambió sino empeoró sus vicios al regresar a la Presidencia.

José Antonio Meade, lo conozco desde hace años, es una persona honesta y preparada. El problema es el partido que abandera, considerado el más corrupto y dispendioso.

Meade no es la causa de su caída en encuestas, sino el PRI. Los gasolinazos, el saqueo de los Estados por “gobers” priistas, que con recursos ilícitos ayudaron a llegar a EPN a la Presidencia, los robos en Pemex, el crecimiento de la deuda, el aumento de impuestos, de la inflación y devaluación, son los factores decisivos que generaron la caída de Meade, quien no es bien visto por muchos priistas, por miedo a que si llega a la Presidencia les pida cuentas de lo que han robado.

El PRI salió en primer lugar con el mayor número de encuestados que manifestó que nunca votarían por ese partido (47% en encuesta de Reforma).

Aunque sea honesto y eficiente Meade, no podrá convencer a los ciudadanos que convertirá un prostíbulo en un convento, y que contrarrestará la bien ganada fama de un PRI deshonesto, corrupto y que ha llevado a México a la peor situación económica de este siglo, como lo demuestro en el libro EPN: EL RETROCESO.

• PRI • Elecciones México 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus