JUEVES, 22 DE MARZO DE 2018
Algunas tareas liberales para América Latina

¿Usted apoya la propuesta de reducir el presupuesto para las estancias infantiles?
No
No sé



“La democracia y los demócratas, en vez de ser tratados con respeto, deberían ser abiertamente despreciados y ridiculizados, pues son verdaderos fraudes morales.”
Hans-Hermann Hoppe

Santos Mercado







“El izquierdismo no duerme. Sea en sindicatos, escuelas, gobiernos o congresos, las mafias izquierdistas siempre se hacen presentes para ocupar la arena política, la cultura y los medios masivos, el gobierno, las instituciones y el erario.”


Nuestra América ha sido víctima de las corrientes de izquierda, marxistas, populistas y comunistas durante más de un siglo. En algunos países establecieron su control total, absoluto y largo, como en Cuba; en otros, se disfrazaron de demócratas y socialdemócratas tolerando el comercio y la actividad privada pero pagando impuestos a los izquierdistas que dominaban al Estado: México, Guatemala, Argentina y otros. Chile logró detener la destrucción comunista en 1973 y en pocos años logró levantarse y crear un gran ejemplo de libertad económica que luego fue amenazada por la entrada de una presidenta comunista, quizás porque la gente no asimiló el liberalismo.

El izquierdismo (estatismo, comunismo o socialismo) no duerme. Sea en sindicatos, escuelas, gobiernos o congresos, las mafias izquierdistas siempre se hacen presentes para ocupar la arena política, la cultura y los medios masivos, el gobierno, las instituciones y el erario.

Los comunistas, con disfraces de todo tipo han sofisticado sus métodos. Ahora convocan al pueblo para luchar por la igualdad, distribuir la riqueza, igualdad de género, marxismo cultural. Toda una estrategia para conservar el control sobre los ciudadanos y disfrutar de los impuestos, del expolio. Basta decir que, hoy en día, casi todas las universidades de Latinoamérica están secuestradas por los marxistas y keynesianos. Planes y programas de estudio son impuestos por la burocracia izquierdista. De seguir así, los políticos izquierdistas seguirán gozando de una vida licenciosa a costa del sufrimiento y expoliación del hombre común, del trabajador, del comerciante, del productor, en fin, del pueblo.

Los únicos que tienen la teoría para revertir los infiernos izquierdistas, son los liberales. Aunque ahora somos una parte minúscula de la sociedad, pero tenemos el remedio efectivo para curar al enfermo. Los liberales no estamos organizados y muchos renuentes a formar partidos libertarios. Sin embargo, ya hay esfuerzos importantes para que el liberalismo se transforme en una fuerza que contrarreste los embates socialistas. Es posible que pronto podamos ver el surgimiento de la Internacional Capitalista que haga frente al Foro de Sao Paulo.

¿Cuáles son algunas de las tareas liberales mediatas e inmediatas que debemos abrazar e impulsar para crear organización? Aquí se proponen algunas.

  1. Reducir las actividades y el tamaño del gobierno. Éste no debe meterse en temas que el sector privado puede desempeñar mejor. No se necesita tanta burocracia. El gobierno debe ser como un árbitro en el futbol.

  2. Se deben privatizar todas las empresas estatales. De hecho, el Gobierno no debe manejar ninguna empresa.

  3. Se debe adoptar el dólar como moneda de uso corriente. Así evitamos la manipulación del dinero, la inflación.

  4. Todas las escuelas y universidades del gobierno se deben vender a los profesores que laboran en ellas. El gobierno no debe tener escuelas ni universidades. El Estado no debe subsidiar a ninguna institución educativa. Las escuelas deben vivir de lo que paga el cliente, nunca de subsidios.

  5. Se deben crear los bancos educativos privados para financiar mediante créditos a cualquier niño, joven o ciudadano que quiera prepararse mejor. Nadie tendrá el pretexto de no estudiar por falta de recursos.

  6. Todos los hospitales del gobierno deben venderse a los médicos que laboran en ellos.

  7. Se deben crear nuevos seguros de salud privados para que nadie esté desprotegido.

  8. Deben crearse nuevos sistemas privados de pensiones individuales, no estatales, para que la gente tenga una vejez tranquila sin depender de terceros.

  9. Debe quitarse todo reglamento absurdo que impida la creación de nuevos negocios.

  10. Los liberales deben tomar el control de las escuelas, universidades y partidos políticos lo más pronto posible.

El campo de acción de los liberales es muy amplio: escuelas, gobierno, negocios, comercio, partidos políticos nuevos y tradicionales, iglesias, asociaciones, prensa, TV, Cámara de Diputados, de Senadores. Con nuestra teoría en mente, tenemos una gran tarea frente a nosotros. No hay necesidad de esperar hasta que tengamos el poder formal, que hay que conquistarlo mediante partidos políticos liberales para proteger el sistema de libertad individual, pero también podemos actuar aquí y ahora.

Ésta es la hora de acción abierta de los liberales, en todo lugar, en todo tiempo, en todo país, en toda América Latina. Si no son los liberales, ¿quiénes?

• Liberalismo • Socialismo • América Latina

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus