VIERNES, 23 DE MARZO DE 2018
El decálogo del demagogo

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Está de moda decir que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya no es un peligro para México pues ha moderado su extremismo. ¡Error! Ahora es más temible.”


Está de moda decir que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya no es un peligro para México pues ha moderado su extremismo. Hoy inicio una serie de artículos en los que demostraré lo contrario, comparando textos escritos en distintos momentos que exhiben que no se ha curado e, inclusive, que ahora es más temible. Hoy gloso el decálogo que, según él, regía su gestión en el gobierno del DF en 2001:

1. “El poder sólo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se ejerce para beneficio de los demás. Perogrullo, aunque revela su ansia de poder unipersonal y no el deseo de servir al pueblo que lo elige democráticamente para que lo represente y  maneje con honestidad los recursos que le confiere.

2. “La protección social del ser humano debe garantizarse desde la cuna hasta la tumba.” Vieja aspiración marxista –a cada quién según sus necesidades…– que desvincula los “servicios sociales” del trabajo de las personas. Supone que el gobierno es el instrumento idóneo para la gigantesca labor de ingeniería social implícita, a pesar que la experiencia en la realidad ha sido siempre fatal.

3. “Por el bien de todos, primero los pobres.” Joya vacía del más puro populismo embaucador.

4. “La política no debe subordinarse a los negocios.” La política es la ciencia de gobernar, organizar y administrar un Estado. Los gobiernos interactúan con las comunidades que sirven, incluida la de negocios, pero jamás se deben subordinar a ellas. Recuerda aquello de “a explicación no pedida, acusación manifiesta,” al recordar su íntima y turbia relación con algunos empresarios.

5. “El Estado debe prevalecer por encima de cualquier componenda, sin asfixiar la iniciativa de la sociedad civil.” El diccionario define componendas como arreglos poco escrupulosos, por lo que es obvio que no procede hacerlas, pero su definición le otorga al Estado una omnipotencia muy reveladora de sus intenciones.  

6. “El papel del mercado es generar riqueza. El papel del Estado es gobernar, impartir justicia y establecer equilibrios entre desiguales.” El mercado no genera riqueza, la libertad de los agentes económicos es lo que la genera, en un marco institucional y jurídico que defina reglas justas y duraderas, que le corresponde establecer al gobierno. El subtexto entraña que la riqueza que genere “el mercado” la requisará el gobierno para distribuirla a su antojo.

7. “Los conflictos no se resuelven por la fuerza, sino por la razón y el Derecho.” Qué contradicción, el Derecho permite el uso de la fuerza pero AMLO, mandando al diablo a las instituciones, pretende imponer su voluntad al margen del marco legal.

8. “Un gobierno rico con un pueblo pobre, es una inmoralidad.” ¿Qué tanto engordó el gobierno capitalino respecto de antes que lo tomara AMLO y sus sucesores?

9. “La corrupción debe erradicarse como imperativo ético…” Obvio, pero ¿qué se hizo al respecto durante su gestión? ¿Disminuyeron los trámites y se transparentaron las leyes y la forma en que operó su gobierno? La evidencia indica lo opuesto.  

10. “La democracia verdaderamente participativa evita el predominio de las élites.” La democracia no requiere adjetivos y con AMLO se pervierte en reiteradas “consultas” populares de dudosa legalidad. El predominio de las élites lo perpetúan los arreglos cupulares de gobernantes con personas que reciben gracias y concesiones especiales. Por ejemplo, ¿quién fue el principal beneficiado de la renovación del centro histórico?

En lugar de este decálogo, propongo la siguiente ecuación:

Demagogia populista + cinismo = gobierno desastroso

Como iré mostrando en entregas posteriores, la demagogia de AMLO no se ha curado sino que ha empeorado en estas dos décadas y por ello el peligro que representa no se ha disipado sino que ha crecido.

• Demagogia • Elecciones México 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus