LUNES, 23 DE ABRIL DE 2018
Manipular precios: ineficaz

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Arturo Damm







“Quien impone precios máximos, por debajo de los precios de mercado, o mínimos, por arriba, no sabe qué es un precio, qué tareas desempeña, ni qué se requiere para que las desempeñe correctamente.”


Quien impone precios máximos, por debajo de los precios de mercado, o mínimos, por arriba, no sabe qué es un precio, qué tareas desempeña, ni qué se requiere para que las desempeñe correctamente. Esa ignorancia conduce a políticas económicas equivocadas, que distorsionan los mercados, y perjudican a los agentes económicos.

El precio de mercado es al que los consumidores están dispuestos a comprar toda la cantidad ofrecida, ni más ni menos, por lo que no se genera ni escasez ni sobreoferta, encontrándose el mercado en equilibrio, sin distorsiones.

Un precio máximo, por debajo del precio de mercado, se impone con la intención de beneficiar a los compradores. A ese precio los compradores están dispuestos a comprar una cantidad mayor que la ofrecida, generándose escasez, por lo que la medida no beneficia a todos los compradores sino solo a aquellos que logran comprar en un mercado en el cual la cantidad ofrecida es menor que la demandada.

Además de lo anterior, al precio máximo, fijado por debajo del precio de mercado, los vendedores menos competitivos no recuperan costo de producción, por lo que dejan de producir y ofrecer, agravándose la escasez.

Consecuencias de los precios máximos: no benefician a todos los compradores y perjudican a los vendedores menos competitivos, razones más que suficientes para que no se impongan.

Un precio mínimo, por arriba del precio de mercado, se impone con la intención de beneficiar a los vendedores. A ese precio los compradores están dispuestos a comprar una cantidad menor que la ofrecida, ocasionándose sobreoferta, por lo que la medida no beneficia a todos los vendedores sino solamente a los que consiguen vender en un mercado en el cual la cantidad ofrecida es mayor que la demandada.

Además de lo anterior, al precio mínimo, fijado por arriba del precio de mercado, los compradores menos competitivos no pagan dicho precio, por lo que dejan de demandar, agravándose la sobreoferta.

Resultados de los precios mínimos: no benefician a todos los vendedores y perjudican a los compradores menos competitivos, motivos más que suficientes para que no se apliquen.

Ante la escasez que ocasionan los precios máximos, ¿qué debe hacerse? Eliminarlos, para lo cual el gobierno debe reconocer su error. Si no lo hace entonces debe, o subsidiar a los vendedores que al precio máximo no recuperan su costo de producción, o imponer algún tipo de racionamiento, nada de lo cual es sensato.

Ante la sobreoferta que generan los precios mínimos, ¿qué se debe hacer? Suprimirlos, para lo cual el gobierno debe aceptar su equivocación. Si no lo hace entonces debe, o subsidiar a los compradores que no están dispuestos a comprar al precio mínimo, o comprar él la oferta excedente, nada de lo cual resulta atinado.

La imposición de precios máximos o mínimos resulta ineficaz porque distorsiona los mercados, generando situaciones de escasez o sobreoferta, que perjudican tanto a compradores como a vendedores. Candidato que los proponga (AMLO es buen ejemplo) suma puntos en contra.

• Cultura económica • Control de precios • Antieconomía • Elecciones México 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus