Pesos y contrapesos
Abr 23, 2018
Arturo Damm

Manipular precios: ineficaz

Quien impone precios máximos, por debajo de los precios de mercado, o mínimos, por arriba, no sabe qué es un precio, qué tareas desempeña, ni qué se requiere para que las desempeñe correctamente.

Quien impone precios máximos, por debajo de los precios de mercado, o mínimos, por arriba, no sabe qué es un precio, qué tareas desempeña, ni qué se requiere para que las desempeñe correctamente. Esa ignorancia conduce a políticas económicas equivocadas, que distorsionan los mercados, y perjudican a los agentes económicos.

El precio de mercado es al que los consumidores están dispuestos a comprar toda la cantidad ofrecida, ni más ni menos, por lo que no se genera ni escasez ni sobreoferta, encontrándose el mercado en equilibrio, sin distorsiones.

Un precio máximo, por debajo del precio de mercado, se impone con la intención de beneficiar a los compradores. A ese precio los compradores están dispuestos a comprar una cantidad mayor que la ofrecida, generándose escasez, por lo que la medida no beneficia a todos los compradores sino solo a aquellos que logran comprar en un mercado en el cual la cantidad ofrecida es menor que la demandada.

Además de lo anterior, al precio máximo, fijado por debajo del precio de mercado, los vendedores menos competitivos no recuperan costo de producción, por lo que dejan de producir y ofrecer, agravándose la escasez.

Consecuencias de los precios máximos: no benefician a todos los compradores y perjudican a los vendedores menos competitivos, razones más que suficientes para que no se impongan.

Un precio mínimo, por arriba del precio de mercado, se impone con la intención de beneficiar a los vendedores. A ese precio los compradores están dispuestos a comprar una cantidad menor que la ofrecida, ocasionándose sobreoferta, por lo que la medida no beneficia a todos los vendedores sino solamente a los que consiguen vender en un mercado en el cual la cantidad ofrecida es mayor que la demandada.

Además de lo anterior, al precio mínimo, fijado por arriba del precio de mercado, los compradores menos competitivos no pagan dicho precio, por lo que dejan de demandar, agravándose la sobreoferta.

Resultados de los precios mínimos: no benefician a todos los vendedores y perjudican a los compradores menos competitivos, motivos más que suficientes para que no se apliquen.

Ante la escasez que ocasionan los precios máximos, ¿qué debe hacerse? Eliminarlos, para lo cual el gobierno debe reconocer su error. Si no lo hace entonces debe, o subsidiar a los vendedores que al precio máximo no recuperan su costo de producción, o imponer algún tipo de racionamiento, nada de lo cual es sensato.

Ante la sobreoferta que generan los precios mínimos, ¿qué se debe hacer? Suprimirlos, para lo cual el gobierno debe aceptar su equivocación. Si no lo hace entonces debe, o subsidiar a los compradores que no están dispuestos a comprar al precio mínimo, o comprar él la oferta excedente, nada de lo cual resulta atinado.

La imposición de precios máximos o mínimos resulta ineficaz porque distorsiona los mercados, generando situaciones de escasez o sobreoferta, que perjudican tanto a compradores como a vendedores. Candidato que los proponga (AMLO es buen ejemplo) suma puntos en contra.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• El clima social en EU
Víctor Hugo Becerra
• Sumisión no es diplomacia
Arturo Damm
• Caprichos
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?