VIERNES, 27 DE JULIO DE 2018
El tuit de Trump

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“¿Qué supone lo dicho por Trump sobre un eventual tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea?”


El pasado martes Trump tuiteó lo siguiente: “La Unión Europea viene a Washington mañana a negociar un tratado de comercio. Tengo una idea para ellos. Ambos, los Estados Unidos y la Unión Europea, soltamos todas las Tarifas, Barreas y Subsidios! A eso se le llamaría finalmente Libre Mercado y Comercio Justo. Espero que ellos lo hagan, nosotros estamos listos – pero no lo harán”.

¿Qué supondría que el gobierno de los Estados Unidos y las autoridades de la Unión Europea eliminen los lastres y obstáculos que arbitrariamente han impuesto a las relaciones comerciales entre europeos y estadounidenses?

Supondría el respeto a la libertad de estadounidenses y europeos para relacionarse comercialmente como más les convenga, sin que los gobiernos condicionen esa relación.

Supondría el libre comercio, y por ello quiero decir el verdadero libre comercio, no el comercio menos lastrado y menos obstaculizado, pero todavía muy obstaculizado y muy lastrado, que tenemos hoy, pese a los avances en la globalización, la integración de bloques comerciales, los tratados de libre comercio.

Supondría eliminar lo artificial, los lastres y obstáculos impuestos por los gobiernos a las relaciones comerciales entre europeos y estadounidenses, para dar paso a lo natural, las relaciones comerciales que espontáneamente se establecerían entre estadounidenses y europeos, según les resulte más conveniente.

Supondría lograr un mayor bien común, que es el resultado de cualquier intercambio entre un comprador y un vendedor, ya que cada uno valora más lo que recibe que lo que da a cambio, siendo el resultado un bien común: bien, porque ambas partes GANAN; común porque AMBAS partes ganan.

Supondría, gracias a la posibilidad de que europeos y estadounidense realicen más intercambios comerciales, una mayor producción de bienes, una mayor creación de empleos, una mayor generación de ingresos, un mayor bienestar.

Supondría reconocer lo importante, el intercambio comercial, y no lo trivial, la nacionalidad de quienes intercambian.

Supondría un ejemplo a seguir por gobiernos de otras naciones, que siguen creyendo en la imposición de lastres y obstáculos a las relaciones comerciales entre personas de distinta nacionalidad como medio para lograr un mayor progreso económico, cuando lo único que se logra es, uno, reducir, en cantidad y calidad, la oferta de bienes a disposición de los consumidores nacionales y, dos, reducir o eliminar la competencia de las importaciones para los productores nacionales, eliminando o reduciendo el único incentivo eficaz para que las empresas logren, en beneficio de los consumidores, la trilogía de la competitividad: menores precios, mayor calidad y mejor servicio.

Todo ello, y mucho más, supondría lo propuesto por Trump, quien, dicho sea de paso, puede hacerlo unilateralmente en beneficio de los consumidores estadounidenses. ¿Lo hará? No.

• Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus