VIERNES, 3 DE AGOSTO DE 2018
Legalizar drogas (V)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El problema con el narcotráfico no es la producción, oferta y venta de drogas, sino las actividades delictivas y criminales que, bajo ciertas condiciones, se generan.”


El problema con el narcotráfico no es la producción, oferta y venta de drogas, actividades que no son delictivas por su propia naturaleza, ya que ninguna viola derechos de terceros, por más que todas ellas sean actividades éticamente cuestionables, como también lo son su demanda, compra y consumo.

No, el problema con el narcotráfico no es la producción, oferta y venta de drogas, sino las actividades delictivas y criminales que, bajo ciertas condiciones, se generan, desde los actos de corrupción hasta los asesinatos. Bajo ciertas condiciones, ¿cuáles? La prohibición, que resulta injusta, porque pretende eliminar la libertad para producir, ofrecer y vender drogas, para demandarlas, comprarlas y consumirlas, resultando también ineficaz porque solamente lo pretende sin lograrlo, tal y como lo muestran los hechos.

La parte delictiva del narcotráfico no es inherente a la producción, oferta y venta de drogas. Si lo fuera encontraríamos esa misma faceta delictiva entre los tabacotraficantes y alcoholtraficantes, alcohol y tabaco que también son drogas, sobre todo si por ello entendemos sustancias adictivas. ¿Cuándo fue la última vez que nos enteramos de un ajuste de cuentas entre tabacotraficantes? ¿O entre alcoholtraficantes?

La parte delictiva del narcotráfico no es inherente a la producción, oferta y venta de drogas, sino a su prohibición, que da como resultado que los narcotraficantes no puedan competir en mercados legalizados y tengan que hacerse la guerra por mercados ilegales. No compiten en el mercado, se matan por el mercado, consecuencia del afán del gobierno de convertirse en ángel de la guarda y, como tal, preservar a la gente de todos los males, incluidos los que pueden hacerse a sí mismos, pretensión que es un abuso con consecuencias graves.

El gobierno puede acabar, no con la producción, oferta, venta, demanda, compra y consumo de drogas, sino con la faceta delictiva del narcotráfico, para lo cual debe legalizar y reglamentar el consumo de drogas, lo cual supondría, si hemos de ser consecuentes, legalizar también desde la producción hasta la compra, y no de una droga (por ejemplo, la marihuana) sino de todas.

¿En dónde se encuentra el principal obstáculo para legalizar el consumo de drogas? No en quienes creen que el gobierno debe ser ángel de la guarda y prohibir que nos hagamos daño a nosotros mismos, sino en los narcotraficantes a quienes, de legalizarse desde la producción hasta el consumo de narcóticos, se les acabaría el negociazo, por dos razones. Primera: ceteris paribus se eliminaría el riesgo que supone dedicarse a una actividad ilegal, por lo que el precio bajaría, reduciéndose también la ganancia. Segundo: ceteris paribus al ser legal nuevos participantes se dedicarían a la producción de drogas, por lo que la oferta aumentaría, por lo que el precio bajaría, reduciéndose asimismo la utilidad.

Continuará.

• Drogas • Serie: Legalizar drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus