SÁBADO, 11 DE AGOSTO DE 2018
Repunte en la inflación

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Con la meta de 3%, en lo que va del siglo XXI se ha acumulado una inflación del 106.82 por ciento.”


Dos son las maneras en las que el gobierno y el Estado nos quitan. La primera, quitándonos dinero, es decir, cobrándonos impuestos. La segunda, quitándole poder adquisitivo a nuestro dinero, es decir, permitiendo o generando inflación. En México lo primero lo hace una dependencia gubernamental, el Servicio de Administración Tributaria, y lo segundo una entidad estatal, el Banco de México.

Hoy centro la atención en la inflación, que ha venido repuntando en los dos últimos meses, junio y julio, manteniéndose por arriba de la meta de inflación fijada por las mismas autoridades monetarias, que es del 3 por ciento anual, más menos un punto porcentual de margen de error, por lo que la máxima inflación aceptable es del 4 por ciento. En julio pasado se ubicó en 4.81 por ciento, 20.3 por ciento mayor a la máxima aceptable.

Pongamos el asunto en perspectiva y veamos qué pasó con la inflación, en el mes de julio, en los cinco años anteriores: 2013, 3.47 por ciento; 2014, 4.07; 2015, 2.74; 2016, 2.65; 2017, 6.44, y 4.81 por ciento en 2018. Comparando con el año anterior la inflación en julio de este año resultó menor, lo cual apunta en la dirección correcta.

Para tener la visión completa analicemos cómo se comportó la inflación en los siete primeros meses del 2018: enero, 6.55 por ciento; febrero, 5.34; marzo, 5.04; abril, 4.55; mayo, 4.51; junio, 4.65; julio, 4.81, con lo cual sumamos dos meses consecutivos con inflación a la alza, lo cual apunta en la dirección equivocada.

¿Qué pesa más? ¿Qué en julio de este año la inflación haya resultado menor que en julio del año pasado o que en junio y julio de este año haya sido mayor que en abril y mayo? Pesa más lo segundo.

Mucho puede analizarse relacionado con la inflación, entre lo que destaca la eficacia de la política monetaria para lograr la meta fijada por las autoridades monetarias, que, como ya lo dije, es del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, eficacia que el comportamiento de la inflación en los últimos meses pone en duda: sumamos ya 19 meses ininterrumpidos, de enero del 2017 a julio del 2018, con la inflación por arriba de los cuatro puntos porcentuales. Entre enero del año pasado y julio pasado la inflación anual promedio fue 5.68 por ciento, 42 por ciento por arriba de la máxima inflación aceptable.

Insisto en la pregunta que hago siempre que toco el tema de la inflación. ¿Es correcto que un banco central tenga metas de inflación, que acepte, ya sea porque la permita o porque la ocasione, la pérdida del poder adquisitivo de nuestro dinero, con el impacto negativo que ello tiene sobre el bienestar de la gente, sobre todo de los pobres? Esta es la pregunta por la que hay que comenzar y ésta es la pregunta que prácticamente nadie se hace. Por lo pronto, con esa meta, en lo que va del siglo XXI se ha acumulado una inflación del 106.82 por ciento.

• Inflación / Política monetaria • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus