MARTES, 28 DE AGOSTO DE 2018
Los mandamientos bíblicos: base del estado de derecho (I)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Isaac Katz







“AMLO ya reunió a un grupo de “iluminados” para redactar su “constitución moral”. Nadie sabe que contendrá pero, ¿se requiere?”


AMLO ya reunió a un grupo de “iluminados” para redactar su “constitución moral”. Nadie sabe que contendrá pero, ¿se requiere?

El mundo occidental se ha guiado por la tradición judeo - cristiana en la cual destacan, más allá de lo estrictamente teológico, principios de comportamiento moral generalmente aceptados. Remitámonos a los mandamientos bíblicos en su versión original, es decir tal como están apuntados en la Biblia hebrea (o antiguo Testamento) en el libro de Éxodo.

Los primeros cuatro son teológicos: 1º Yo soy el Señor, tu Dios; 2º No harás ninguna imagen ni te arrodillaras ante ella; 3º No tomarás el nombre de Dios en falso; 4º Recordarás el sábado y los harás sagrado. El quinto mandamiento se refiere a las relaciones familiares: “Honrarás a tu padre y a tu madre, que tus días pueden ser largos”.

Los mandamientos sexto al décimo son, por otra parte, la base del estado de derecho en donde el respeto a los derechos de propiedad de terceros es esencial. Estos son: 6º No matarás; 7º No cometerás adulterio; 8º No robarás; 9º No levantarás falso testimonio en contra de tu vecino; 10º No desearás la casa de tu vecino, no desearás la mujer de tu vecino, ni sus sirvientes, ni sus sirvientas, ni su buey ni su asno, ni ninguna de sus propiedades.

No matarás.La posesión más importante para un individuo es su propia vida y, consecuentemente, su cuerpo y mente agrupados en el concepto “capital humano”. ¿Cuánto vale un individuo? Desde un punto de vista pecuniario éste sería el valor presente de todos los flujos futuros de ingreso que se derivan de la utilización de este capital. Si el individuo es asesinado esto se pierde, más la pérdida económica para la sociedad derivada de la desaparición de ese capital que es complementaria con otros factores de la producción, el capital físico y el humano de otros individuos, más la pérdida económica derivada de la cooperación dentro del hogar. Además, hay que considerar que también hay una pérdida sentimental para los familiares del individuo asesinado. Esta última pérdida, ¿se puede valuar? Dado que el homicidio es el más grave de todos los delitos, un atentado a los derechos de propiedad del asesinado, es que es papel del gobierno proveer el bien público por excelencia: seguridad pública y administración de justicia, mereciendo la mayor penalidad corporal, excluyendo la pena de muerte.

No cometerás adulterio. El matrimonio es un contrato en el cual se involucran libre y voluntariamente dos individuos con el objetivo de formar un hogar para cooperar en la producción e intercambio de bienes dentro del propio hogar, con bienes adquiridos en el mercado y el tiempo de los miembros, buscando maximizar el bienestar de la familia en su conjunto. En todo contrato, se establecen cláusulas obligatorias para ambas partes y, en caso de que no se cumplan, las penalidades correspondientes. En el contrato matrimonial una de estas cláusulas, establecida explícita o implícitamente, es la fidelidad entre las partes, misma que puede ser entendida como el compromiso de no mantener relaciones sexuales con otro individuo fuera del hogar. Si una de las partes comete adulterio, viola el contrato, un atentado a los derechos de propiedad (el de uso) de la parte agraviada. La penalidad está en función de la probabilidad de detección y la pena puede ser el divorcio y la pérdida de parte de la riqueza de quien incurrió en la infidelidad. ¿Es papel del gobierno intervenir? No; inclusive en 2011 se reformó el Código Penal Federal y ya no se considera un delito.

(Continuará).

*Artículo publicado originalmente en El Economista.

• Liberalismo • Derechos de propiedad • Moralina autoritaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus