SÁBADO, 27 DE OCTUBRE DE 2018
Migración y economía

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Los movimientos en los salarios son un medio eficaz para, en el caso de la migración por motivos económicos, regular los flujos de inmigrantes a un país, sin que el gobierno tenga que determinar cuántos si y cuántos no.”


La migración puede tener, en términos generales, tres causas: económicas (se emigra buscando mejores condiciones laborales, por lo general relacionadas con la remuneración), políticas (se emigra buscando mejores condiciones políticas, cualesquiera que éstas sean para cada quien), sociales (se emigra buscando mejores condiciones sociales, mismas que debe definir cada cual).

En el caso de la migración por motivos económicos podemos distinguir, de entrada, dos grupos de migrantes. El primero, llamémosle así, de alto nivel. Pienso, por ejemplo, en un ejecutivo, con estudios universitarios, por lo menos una maestría, con experiencia laboral y éxitos profesionales que lo avalan, trabajando en una empresa multinacional, a quien se le ofrece, en un país distinto al suyo, una mejor oportunidad laboral, que no quiere ni puede rechazar. Podría ser el caso, también, de un buen deportista (futbolista, beisbolista, basquetbolista, etc.), quien formaría parte de esos migrantes de alto nivel, a quienes se les ofrecen mejores (ojo: mejores) oportunidades laborales. Estos migrantes son siempre legales, con todos sus papeles en regla, y por lo general, desde el punto de vista de la migración, no representan ningún problema.

En el otro extremo están los migrantes, permítaseme llamarles así, de bajo nivel, quienes en su país no encuentran ninguna (ojo: ninguna) oportunidad laboral, ni buena, ni regular, ni mala, razón por la cual tienen que migrar a otros países en búsqueda de trabajo y salario, siendo esto último, el salario, la variable que regula los flujos de este grupo de migrantes. Mientras la demanda de trabajo de parte de los empleadores del país receptor de inmigrantes sea mayor que la oferta de trabajo de parte de los trabajadores inmigrantes, el salario aumentará, atrayendo a más inmigrantes, beneficiándolos a ellos y también, ¡esto hay que tenerlo en cuenta!, a sus empleadores, dispuestos a pagarles un salario mayor, lo cual solo tiene sentido si el trabajo realizado por los trabajadores inmigrantes beneficia a quienes los contratan. En el momento en el cual la relación demanda – oferta de trabajo cambia, y la oferta de parte de lo inmigrantes resulta mayor que la demanda de parte de los empleadores, el salario baja, y ello desincentiva la inmigración de este tipo de migrantes, a los que he llamado, tal vez de manera inapropiada, de bajo nivel, buena parte de los cuales puede ser ilegal y, por ello, causa de problemas migratorios.

Los movimientos en los salarios son un medio eficaz para, en el caso de la migración por motivos económicos, regular los flujos de inmigrantes a un país, sin que el gobierno tenga que determinar cuántos si y cuántos no.

Al final de cuentas los precios son el mejor sistema de regulación de una economía, mandando señales para decidir qué si y qué no, cuánto si y cuánto no, cómo sí y cómo no.

• Migración

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus