MARTES, 30 DE OCTUBRE DE 2018
Consecuencias de la cancelación

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿De hoy a la toma de posesión, ¿AMLO tendrá la sensatez para cancelar la decisión de cancelar la construcción del aeropuerto?”


Consecuencia de la cancelación de la construcción del NAICM en Texcoco, decisión que ya se conoce como el error de octubre, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores perdió ayer 4.4 por ciento, la mayor caída, por mucho, en lo que va del año. Por su parte el precio del dólar se depreció 3.2 por ciento a la compra, y 3.0 por ciento a la venta, la depreciación más fuerte del peso frente al dólar desde la elección de Trump.

El comportamiento de la bolsa de valores y del tipo de cambio muestra que la decisión de cancelar la construcción del aeropuerto en Texcoco fue considerada como errónea por eso que se llama “los mercados”, lo cual, con toda la importancia que tiene, y cara al futuro de la economía mexicana, y al bienestar de las familias, es lo de menos.

Lo de más, para empezar, es el impacto negativo que dicha decisión tendrá en la confianza de los empresarios para invertir directamente en México, para producir bienes y servicios, para crear empleos y para generar ingresos, de lo cual depende el crecimiento de la economía y, ¡muy importante!, el bienestar de las familias.

Lo de más, para continuar, es la confrontación que tal decisión genera entre el sector empresarial y el próximo gobierno, confrontaciones gobierno - empresa de las cuales nunca ha salido nada bueno, ni para la economía en particular, ni para el país en general.

Lo de más, para terminar, es el hecho de que México (porque no se trata solamente de la Ciudad de México sino de todo el país), no contará con el aeropuerto que tanta falta hace para impulsar el progreso económico de los mexicanos. En términos de la producción que no se realizará, de los empleos que no se crearán, de los ingresos que no se generarán, tanto directa como indirectamente, tanto hoy como mañana, ¿cuánto nos costará la cancelación?

Al margen de las consideraciones anteriores surgen muchas preguntas. Algunos son: ¿habrá dinero para la construcción del aeropuerto en Santa Lucía?; ¿qué pasará con las calificaciones de las calificadoras?; si las calificaciones de las calificadoras bajan, lo más probable, ¿cuál será el efecto sobre las tasas de interés?; el predecible aumento en las tasas de interés, ¿cómo impactará a las finanzas del gobierno?; ¿hasta dónde llegará el tipo de cambio?; después de llegar hasta donde tenga que llegar, ¿el tipo de cambio volverá a los niveles previos al error de octubre?; ¿qué tan fuertes serán las presiones inflacionarias que genere la depreciación del peso frente al dólar?; ¿cuánto tendrá que subir el Banco de México la tasa de interés de referencia para combatir esas presiones inflacionarias?; ¿cómo afectará el aumento en las tasas de interés a las finanzas del gobierno?; ¿de hoy a la toma de posesión, ¿AMLO tendrá la sensatez para cancelar la decisión de cancelar la construcción del aeropuerto?

• Problemas económicos de México • Demagogia • Productividad / Competitividad • Transición 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus