VIERNES, 18 DE ENERO DE 2019
La logorrea del demagogo

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“La aguda logorrea que sufren Trump y AMLO evidencia un nuevo y notable paralelismo en su personalidad y comportamiento, en buena medida atribuible a su formidable narcisismo.”


El diccionario define logorrea como locuacidad excesiva o habla incontrolable y continua característica de enfermedades asociadas con diversas manías que siguen al “pensamiento ideofugitivo,” flujo incesante de asociaciones mentales, o “saltígrado,” trastorno esquizofrénico.

Este término será cada vez más común pues es el más apropiado para describir el discurso incesante de demagogos incapaces de dejar el micrófono, a pesar que su hablar perenne los mete en aprietos cada vez mayores al caer en contradicciones y revelar sus desequilibrios mentales.

En EU es evidente que Donald Trump padece un caso avanzado de logorrea porque ya sea en persona o vía tuiter no puede callarse, y mucho menos ponderar lo que va a decir o tuitear, por lo que los verificadores de datos del Washington Post registran 7,645 mentiras desde su acceso a la Presidencia.

Un buen ejemplo lo ilustra lo que ha dicho sobre “el muro que habría de pagar México,” sin entrar en mayor detalle: desde que anunció su candidatura hasta su toma de posesión lo repitió 212 veces, de acuerdo al registro exhaustivo de sus discursos, declaraciones y tuits que mantiene el sitio <Factaba.se>.

A la afirmación citada y dependiendo de su humor, le agrega sandeces como “México pagará el 100% del muro, no el 99%, ¡ya dije que el 100%!” o que “los mexicanos estarán muy contentos de hacerlo (pagar el muro).” La prensa lo obligó eventualmente a definir cómo forzaría a México a pagar:

Esta reiterada alusión al muro y su pago explica por qué Trump tiene en México la aprobación más baja entre todas las naciones, mientras la simpatía de los mexicanos por EU y su gente se desploma, lo que explica la enorme hostilidad contra Peña Nieto por invitarlo cuando era candidato.

En la logorrea trumpiana el pago de México por el muro, en mágica mutación resulta que ya se está concretando con los “ahorros” que genera a favor de EU el revisado acuerdo comercial de Norteamérica, ¡que no existe, al no haber sido aprobado por los legisladores de los países! como escribí la semana pasada.

Los evaluadores de la verdad del Washington Post han tenido que idear una nueva categoría para el fenómeno Trump, el “Pinocho sin fin,” que analiza sus fantasías acumuladas, aunque muten, como la del muro, pero que son falsas y merecieron cada una 4 Pinochos, la calificación para un engaño integral.

Ojalá que alguien en los medios o los think-tanks mexicanos se anime a diseñar un método de cotejo similar para medir las fantasías del nuevo Presidente, quien también padece un avanzado caso de logorrea, que es obvio en el manejo que le da a las decisiones que toma por capricho y luego intenta explicar.

Ello está a la vista en la cancelación del aeropuerto, la creación de la guardia nacional o la escasez de combustibles atribuida por él a la lucha contra el huachicoleo. En todos estos casos la explicación inicial se fue trasmutando sin ninguna aclaración, cifras o lógica para respaldar las distintas versiones.

La aguda logorrea que sufren los mandatarios de ambos países evidencia un nuevo y notable paralelismo en su personalidad y comportamiento, en buena medida atribuible a su formidable narcisismo.

• Demagogia • Estados Unidos • “4ta transformación”

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus