MIÉRCOLES, 23 DE ENERO DE 2019
Inspirarse en la Isla Mauricio

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Miguel A. Cervantes y Alejandro Sandoval







“Si México quiere tener un alto desempeño, debería inspirarse en Mauricio, bajando impuestos, abriéndose todavía más al comercio y mejorando la imparcialidad del sistema legal. Ello sería una reforma de gran calado, en vez de parches con estímulos fiscales parciales y regionales.”


Con el reciente decreto de estímulos fiscales de la región fronteriza norte, han surgido cuestionamientos desde diversas ópticas. No es una zona franca como se prometió, ni una zona libre como se podría concebir con tecnicismos de economía. Solo son un grupo de estímulos fiscales para ciertos contribuyentes, ya que no todas las empresas calificarán para obtenerlos. Lo que es peor, es solo por dos años, lo que probablemente abrirá la puerta a la incertidumbre y el juego político. Entonces no es realmente una de las mejores prácticas, ni lleva a la economía regional a un mayor libre mercado. Por ello, es importante reconocer y exponer las mejores prácticas en la tesitura de la economía; los países que han entrado en un camino a una prosperidad sostenida. Uno de estos ejemplos es la Isla de Mauricio, ubicada en el Océano Índico, al este de Madagascar.

Una de las mejores medidas empleadas por los mercados libres es el índice de libertad económica del Instituto Fraser. En este índice Mauricio tiene calificación de 8.01 sobre 10, en octavo lugar en el mundo y primero en África. Destaca un gran avance, ya que en 1980 tenía la calificación de 4.9 sobre 10, en el lugar 59 mundial. En los últimos 10 años Mauricio se ha mantenido entre los 10 mejores. Resulta un extraordinario ejemplo de un país en el que aumenta el desarrollo económico gracias a su incremento en la libertad económica. En el análisis de cinco componentes de la libertad económica, destaca:

En materia de Tamaño del Estado, es un componente en el que más se ha mejorado. La tasa máxima de Impuesto al Ingreso Personal era de 50% y ha bajado a 15%. En Comercio Internacional, ha habido una gran mejora, con arancel promedio de 35% en 1980, al 1% hoy.  Mauricio crece más rápido que el resto de los países en desarrollo; su PIB per cápita (dólares 2011) es de $10,186, por arriba de Sudáfrica.  Es considerado un país de ingreso medio alto, considerada la última etapa antes de entrar al club de los países desarrollados. El aumento de libertad económica ha permitido a Mauricio liberarse de la dependencia del gobierno y abrirse a la creatividad e innovación empresarial.

Desde su Independencia del Reino Unido en 1968, Mauricio era una economía agraria de bajo ingreso, altamente dependiente de la caña de azúcar como producto relevante. A la fecha ha evolucionado gracias a la apertura al mundo, usando sus primeras ventajas comparativas, como la industria textil, turismo y servicios financieros. En los últimos 40 años ha buscado diversificarse. En textiles y vestido, ha empleado su ventaja comparativa: los inversionistas extranjeros son atraídos por la apertura económica, así como el clima social y político estable. La aerolínea Air Mauritius aumentó su conectividad a muchas ciudades europeas, acrecentando el turismo y el influjo de divisas. El desempeño de las exportaciones ha sido un motor para el crecimiento de Mauricio, donde el acceso privilegiado de exportación a la Unión Europea es un componente crucial en comercio exterior. Además de ello, se realizó una consolidación de servicios financieros en el sector de banca comercial, aseguradoras y negocios internacionales. Mauricio se ha convertido en un lugar importante para el establecimiento de oficinas corporativas de empresas que invierten en África. El resultado de la apertura económica ha sido extraordinario, el PIB per cápita de Mauricio en 1977 era de $2,457 y llega la cifra ya citada de $10,186 en 2017, gracias a la libertad económica.

Minimizar el éxito de Mauricio al turismo por sus paradisiacas playas, no explica por qué sus vecinos, Islas Comoras y Madagascar tienen recursos y paisajes paradisiacos similares, pero persisten como países de ingreso bajo, contando con economías cerradas.

Mauricio no tiene recursos naturales, por lo que depende de su capital humano. James Meade, premio Nobel de Economía en 1977, consideraba la diversidad étnica de Mauricio como una debilidad. Cuando Mauricio fue parte tanto del imperio francés y luego británico, recibió inmigrantes de otras colonias, especialmente de la India. Ello se ha traducido hoy en día, en una diversidad religiosa, donde 48.4% declara religión hinduista, 26% católicos, 6.5% otras religiones cristianas y 17.3% de religión musulmana.

Las predicciones de Meade resultaron falsas, ya que la diversidad cultural se ha convertido realmente en la fortaleza de esta nación. Con dicha diversidad ha creado eslabones para el comercio internacional y redes de inversión extranjera directa con antiguas potencias coloniales y países de origen de los grupos religiosos y étnicos.

Mauricio, desde su Independencia, cuenta con un sistema político de democracia liberal, con un sistema jurídico sólido e imparcial. El Estado de Derecho protege los derechos de propiedad; no se han tenido expropiaciones, como en Zimbabue. Dicho respeto por los derechos de propiedad hace de Mauricio un polo de inversiones; por ende, dicha conducta gubernamental contribuye a crear confianza y predictibilidad en su economía, lo que atrae más capitales. Además, Mauricio cuenta con una prensa libre, un sistema político que anima la participación ciudadana y garantiza la deliberación de ideas. Fueron entonces la calidad de instituciones sólidas y la apertura comercial, los elementos que han tallado el alto desempeño económico de Mauricio.

Si México quiere tener un alto desempeño, debería inspirarse en Mauricio, bajando impuestos, reduciendo arancel promedio, reduciendo barreras al comercio, buscando nuevos y mejores acuerdos comerciales y mejorando la imparcialidad del sistema legal. Ello sería una reforma de gran calado, en vez de parches con estímulos fiscales parciales y regionales.

• Libertad económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus