SÁBADO, 26 DE ENERO DE 2019
Actividad económica, menor crecimiento

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La tendencia es clara: hacia un menor crecimiento de la producción de satisfactores.”


Mes tras mes el INEGI reporta el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que mide el comportamiento de la producción en los tres grandes sectores de la actividad económica: el primario (ganadería, agricultura, silvicultura, pesca, etc.), el secundario (la industria manufacturera), el terciario (los servicios). Ya tenemos las cifras para noviembre pasado y, desafortunadamente, se confirma la tendencia hacia un menor crecimiento de la producción de bienes y servicios, con todo lo que ello implica en términos del bienestar de la gente.

En términos anuales (comparando cada mes con el mismo mes del año anterior) y desestacionalizados (eliminando los efectos calendario y estacionales, lo cual hace posible una mejor comparación), en noviembre el IGAE creció 1.7 por ciento: 4.3 las actividades primarias, menos 0.8 las secundarias, 2.9 las terciarias. En 2016, dos años antes, éstos fueron los resultados: el IGAE creció 3.5 por ciento: 7.7 las actividades primarias, 0.8 las secundarias, 4.3 las terciarias. En 2017, un año antes, los resultados fueron: crecimiento IGAE del 1.8 por ciento: 6.9 las actividades primarias, 0.3 las secundarias, 2.9 las terciarias. La tendencia es clara: hacia un menor crecimiento de la producción de satisfactores.

Fue en septiembre cuando se logró, para el 2018 (a reserva de saber qué pasó en diciembre, información que conoceremos el 25 de febrero), el mayor crecimiento del IGAE, con 3.1 por ciento, mismo que bajó a 2.0 por ciento en octubre, mismo que volvió a bajar a 1.7 por ciento en noviembre. En dos meses la tasa de crecimiento de la producción se contrajo 1.4 puntos porcentuales, equivalentes al 45.2 por ciento.

Si calculamos la tasa de crecimiento promedio mensual para los primeros once meses de cada año éstos son los resultados: 2016, 2.6 por ciento; 2017, 2.1 por ciento; 2018, 2.0 por ciento. En dos años la tasa de crecimiento promedio mensual de la producción de bienes y servicios se contrajo seis décimas de punto porcentual, equivalentes al 23.1 por ciento.

¿Por qué preocupa este menor crecimiento de la producción de satisfactores? ¿Por qué el crecimiento en la producción de bienes y servicios debe ser el mayor posible? Porque el problema económico general es la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis, y una de las condiciones que debe cumplirse para minimizarlo, en el entendido de que nunca lo resolveremos (nunca viviremos en un mundo en el cual todo alcance para todos, en las cantidades que cada uno quiera, y gratis) es que la producción de satisfactores sea la mayor posible. ¿Cuál es la mayor producción posible? Difícil saberlo, pero siempre que su crecimiento resulte menor se enciende un foco rojo en el camino de la economía. Ese foco, en la economía mexicana, ya se encendió.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus