VIERNES, 29 DE MARZO DE 2019
Comercio exterior, malos resultados

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ojalá que lo sucedido en febrero, en materia de comercio exterior, no sea el inicio de una tendencia.”


Todo intercambio es un juego de suma positiva, ambas partes ganan, ya que cada una valora más lo que recibe que lo que da a cambio. El resultado siempre es un bien común: bien porque ambas partes GANAN; común porque AMBAS partes ganan.

Esta realidad es la misma ya sea que el intercambio lo realicen personas de la misma nacionalidad (comercio intranacional), ya sea que lo llevan a cabo personas de nacionalidad distinta (comercio internacional). Es raro que los gobiernos limiten o prohíban el comercio intranacional, pero es común, aún en estos tiempos de globalización y libre comercio, que prohíban o limitan el comercio internacional, lo cual da como resultado un menor bienestar para las partes afectadas por tales prohibiciones o limitaciones, quienes no obtienen los beneficios que obtendrían si pudieran comerciar con personas de otra nacionalidad. A más comercio, ya sea intranacional, ya sea internacional, mayor bienestar, y de eso se trata, de lograr el mayor bienestar posible.

Lo anterior viene a cuento porque ya tenemos los resultados de la balanza comercial del país para febrero, mes en el cual se registró, comparando con enero, una contracción en el comercio exterior, tanto por el lado de las exportaciones como por el de las importaciones. Las exportaciones cayeron 0.05 por ciento (en enero, comparando con diciembre, crecieron 1.04 por ciento) y las importaciones se contrajeron 1.54 por ciento (en enero, comparando con diciembre, crecieron 4.00 por ciento).

Los resultados de la balanza comercial pueden considerarse doblemente malos. En primer lugar, por la contracción tanto en exportaciones como en importaciones. En segundo lugar, porque la contracción fue mayor por el lado de las importaciones que de las exportaciones, lo cual hace que el resultado sea doblemente malo porque con las exportaciones satisfacen sus necesidades los extranjeros y con las importaciones las satisfacemos nosotros. Desde el punto de vista de la satisfacción de nuestras necesidades resulta más importante lo que importamos que lo que exportamos.

Comparemos los resultados de febrero de 2019 con los de febrero del 2018. En febrero del año pasado (comparando con enero del año pasado) las exportaciones crecieron 1.97 por ciento (en febrero de este año decrecieron 0.05) y las importaciones aumentaron 2.16 por ciento (en febrero pasado decrecieron 1.54).

Si aceptamos que a más comercio mayor bienestar, y que el objetivo de la actividad económica debe ser conseguir el mayor bienestar posible, tanto si comparamos los resultados de la balanza comercial de febrero con los del mes anterior (enero), o con los del mismo mes del año anterior (febrero de 2018), los mismos fueron, tanto por el lado de las exportaciones como por el de las importaciones, malos.

Ojalá que lo sucedido en febrero, en materia de comercio exterior, no sea el inicio de una tendencia.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus