VIERNES, 17 DE MAYO DE 2019
¿Fin del via crucis venezolano?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas

Arturo Damm
• La debacle

Isaac Katz
• Política industrial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“He aquí una apretada síntesis, a mi juicio, de la situación y perspectiva en la sufrida Venezuela, que me temo no va a terminar pronto y que este país seguirá sufriendo.”


En el pasado resultaba relativamente fácil predecir cuándo caería uno de los numerosos dictadorzuelos que asolaron los países iberoamericanos por tanto tiempo, pero el caso de Venezuela con Maduro hoy se ha vuelto mucho más difícil por los mecanismos que construyó Hugo Chávez para impedirlo.

El otro elemento que juega un papel clave en explicar lo longevo de una dictadura tan a todas luces desastrosa, es la cuarteta de ineptos en el gobierno de EU que tienen a su cargo operar el cambio de régimen.

El vicepresidente Mike Pence cuyo único talento conocido es el de lamerle las suelas a los zapatos de su jefe; el mofletudo Mike Pompeo sin la menor pista de lo que es la diplomacia; John Bolton, un belicoso psicópata a cargo del Consejo Nacional de Seguridad; y Elliot Abrams con más de tres décadas de fracasos sanguinarios a su cargo en El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Panamá.

Lo que hizo Chávez para matar la democracia venezolana y quedarse con todo el poder fue, primero, descabezar al ejercito de todo mando que no fuera leal a él, mientras construía un aparato de seguridad paralelo con militares y espías cubanos diseñado para neutralizar cualquier intento de sublevación.

Acto seguido, se dedicó a minar la estructura institucional del país, incluyendo el Congreso, la Suprema Corte y el banco central, quedándose así directamente a cargo de todas las decisiones para estatizar la economía a su gusto, poniendo a militares de alto rango a cargo de empresas que les permitieran hacerse ricos.

Con una estructura así floreció la corrupción al dejar de haber mecanismos de transparencia y rendición de cuentas pues conforme avanzó el poderío del gobierno en todos los ámbitos y se adoptaron férreos controles a los precios, incluido el de las divisas, el robo a la riqueza nacional se volvió general y enorme.

La joya de la corona, PdVSA, a cargo de las mayores reservas de petróleo del mundo, se llenó de ineptos leales al régimen y se corrió a los técnicos que sabían cómo operarla, con lo que la producción se fue en picada al tiempo que cayeron los precios del crudo y empezó el derrumbe económico y la hiperinflación.

Pero en el camino a la ruina económica que llevó al éxodo masivo de venezolanos, se consolidó el consorcio criminal que también incorporó al narcotráfico y otras actividades delictivas y que es el que hoy gobierna Venezuela, con el apoyo de países que a pesar del obvio fracaso comparten su ideología tropical/socialista, como Cuba, Nicaragua, Bolivia, Rusia y, por desgracia, ahora también México.

El (des)gobierno de Donald Trump, con los personajes siniestros aludidos a la cabeza, tiene una confusa política hacia Venezuela entre amenazas de invasión alegando la restauración de la Doctrina Monroe, por la que EU se abrogó el derecho de intervenir en el resto de las Américas a su antojo, imponer sanciones pecuniarias de dudosa efectividad y ofrecer impunidad a quienes se quieran ir.

Me temo que esto no va a terminar pronto y que Venezuela seguirá sufriendo.

• Venezuela • Socialismo • Totalitarismo • América Latina

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus