LUNES, 19 DE JUNIO DE 2006
Carta abierta al pueblo mexicano

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Alejandro Peña Esclusa







“Les hago un llamado fraternal y desinteresado. ¡No caigan en el mismo error cometido por nosotros! ¡No decidan su futuro basados en el resentimiento y la venganza, como lo hicimos nosotros! Porque después lo lamentarán con lágrimas de sangre, como lo estamos haciendo nosotros.”


Caracas, 19 de junio.- Les escribo desde lo más profundo de mi corazón, en estos difíciles momentos históricos, cuando se juega el destino del continente iberoamericano, para advertirles del grave peligro que corren.

 

El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador pertenece a una organización internacional creada por Fidel Castro, denominada el Foro de Sao Paulo, y de la cual también forman parte Hugo Chávez, Evo Morales y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

De ganar las elecciones, López Obrador no gobernará para lograr el bienestar de los mexicanos, sino para favorecer los intereses del Foro de Sao Paulo, como ha ocurrido en Venezuela con Hugo Chávez.

 

Cansados de la corrupción y la ineptitud de los partidos tradicionales, los venezolanos cometieron el error de votar por Chávez en 1998. Creyeron en sus falsas promesas sobre un futuro mejor. Pero en lugar de solucionar los problemas de subdesarrollo, miseria, desempleo, salud y vivienda, los empeoró aún más, a pesar del multimillonario incremento de los ingresos petroleros. En lugar de ocuparse de los problemas de los venezolanos, se dedicó a exportar la Revolución cubana al resto del continente, ofendiendo a gobiernos tradicionalmente amigos, como el de México, e inmiscuyéndose en los asuntos internos de las naciones hermanas. Por si fuera poco, Chávez ha impedido cualquier salida pacífica y electoral a la crisis, secuestrando todos los Poderes Públicos, incluso el Poder Electoral.

 

Lo más triste y humillante para el pueblo de Bolívar, que se precia de haber colaborado en la liberación de América, es observar con impotencia y desesperación, como el régimen venezolano utiliza el nombre del Libertador para promover la esclavitud castro-comunista en toda la región. Por todas estas razones, temo que, en el futuro cercano, ocurran terribles acontecimientos en Venezuela.

 

Los exhorto a una profunda reflexión. Les hago un llamado fraternal y desinteresado. ¡No caigan en el mismo error cometido por nosotros! ¡No decidan su futuro basados en el resentimiento y la venganza, como lo hicimos nosotros! Porque después lo lamentarán con lágrimas de sangre, como lo estamos haciendo nosotros.

 

De ganar López Obrador, México dejará de ser un país libre y soberano. Agentes cubanos y venezolanos tomarán el control de las instituciones, como está ocurriendo ya en Bolivia, y se utilizarán los recursos y las riquezas de México para favorecer intereses contrarios a su identidad nacional. Afortunadamente, todavía tienen tiempo de evitar una tragedia.

 

Me consuela saber que nuestro sufrimiento pueda servir de lección, para que otros pueblos hermanos, como el mexicano, puedan salvarse de las garras del castro-comunismo.

 

Me despido deseándoles el mejor de los éxitos en su futuro cercano y enviándoles mis más sinceros sentimientos de aprecio y solidaridad.

 

 

*Presidente de la asociación civil Fuerza Solidaria

(www.fuerzasolidaria.org)

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus