MARTES, 23 DE JULIO DE 2019
Competitividad tributaria

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cómo andamos en México en materia de competitividad tributaria? ¿Hemos mejorado o empeorado?”


Defino la competitividad de una nación como la capacidad de ese país para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son las que producen bienes y servicios, crean empleos y les permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos. Atraer: que los empresarios, tanto nacionales como extranjeros, decidan invertir directamente en el país. Retener: que los capitales ya invertidos directamente en el país se queden invertidos directamente en el país. Multiplicar: que las utilidades generadas por los capitales invertidos directamente en el país se reinviertan directamente en el país.

Muchas son las variables que determinan la competitividad de un país, incluidos los impuestos, sobre todo los que gravan las utilidades de los empresarios, pudiendo establecer la siguiente relación: todo lo demás constante, a más impuestos a las utilidades empresariales menor competitividad de la economía, menos inversiones directas y, por lo tanto, menor producción de bienes y servicios, menor creación de empleos, menor generación de ingresos.

¿Cómo andamos en México en materia de competitividad tributaria?

La Tax Foundation ha publicado el Índice Internacional de Competitividad Tributaria 2018 (IICT) que mide, para los 35 países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), entre los cuales se encuentra México, eso mismo: su competitividad tributaria, su capacidad para, desde el punto de vista de los impuestos que se cobran, atraer, retener y multiplicar inversiones directas. Entre los 35 países México ocupa el lugar 28, mucho más cerca de los últimos cinco (Chile, Portugal, Polonia, Italia y Francia) que de los cinco primeros (Estonia, Letonia, Nueva Zelanda, Luxemburgo y Países Bajos), con una calificación de 57.20 sobre 100.

Analizando por diferentes impuestos éste es el resultado, considerando la posición en la tabla. Impuestos a las utilidades empresariales: 31. Impuestos al ingreso de las personas: 13. Impuestos al consumo: 26. Impuestos a la propiedad: 5. Impuestos a las utilidades obtenidas en el extranjero: 34. Es en el trato tributario que se les da a las utilidades, generadas en el país o en el extranjero, en donde estamos peor. Cito del documento: “De acuerdo a investigaciones de la OCDE, los impuestos corporativos son los más dañinos para el crecimiento económico, siendo los impuestos al ingreso personal y al consumo los menos perjudiciales”.

En materia de competitividad tributaria, ¿hemos mejorado o empeorado? Comparemos. En el IICT 2016 ocupamos el lugar 27 con calificación 58.39. En el 2017 mantuvimos la misma posición y aumentamos ligeramente la calificación a 59.06. En 2018 bajamos la posición, de 27 a 28, y también la calificación de 59.06 a 57.20.

La 4T, ¿hará algo al respecto?

• Problemas económicos de México • Impuestos • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus