VIERNES, 18 DE OCTUBRE DE 2019
Estancamiento sincrónico

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Nuevo material aparecido esta semana sugiere que la economía global, que ya crece poco, se dirige al estancamiento y eventualmente a la recesión.”


Los economistas Eswar Prasad y Ethan Wu recién publicaron un buen análisis que rastrea la marcha de la economía global con índices estadísticos que bautizaron, en la perenne busca de acrónimos sagaces, como TIGER (Tracking Indexes for the Global Economic Recovery).[1]

Los autores afirman que la desaceleración de la economía global se transforma ahora en un estancamiento sincrónico, con varias de las principales economías del mundo creciendo más pausadamente, mientras otras ya están estancadas y algunas más se hallan en notoria contracción.

El problema es que las autoridades carecen de las herramientas para restaurar el crecimiento y sus políticos no tienen el valor o la sabiduría para emprender las reformas de fondo en sus sistemas económicos que les permitan tener con qué neutralizar la eventual recesión global que aparece en el horizonte.

Son obvias las causas de este vaticinio para la economía mundial: incertidumbre a consecuencia de líderes que patrocinan un nacionalismo populista que pone en inminente peligro las estructuras y entidades que lograron el más largo lapso de crecimiento rápido de la economía global en la historia.

A las tensiones comerciales que surgen de revividas pulsiones proteccionistas que parecían extintas, hay que sumar los crecientes riesgos geopolíticos y liderazgos miopes y precarios, el exiguo poder de los bancos centrales para estimular la demanda con tasas de interés ínfimas, y la erosión de la confianza.

Todo esto ocurre mientras en EU se alzan más copiosas voces exigiendo la defenestración del orate que tienen como dirigente, cuyos actos cada vez más erráticos amagan con nuevos conflictos bélicos, comerciales y financieros, mientras sigue su demolición de arreglos cruciales para la economía global.

En el que pronto será el Reino des-Unido sigue la marcha al abismo sin paracaídas, con una salida caótica de la Unión Europea, sin zanjar que ocurrirá con los flujos comerciales, migratorios y financieros, lo que llevó a parar la inversión y a estancar la economía.

Alemania, el motor del crecimiento europeo, está en virtual parálisis y aunque Francia y España crezcan algo, la UE en su conjunto se encuentra aletargada y sin dirigentes políticos sólidos, con el ocaso aparente de Angela Merkel, el caos electoral español e italiano, y caudillos cripto-fascistas por doquier.

China e India, que vinieron jalando la carreta económica global con tasas alucinantes de crecimiento, están en franca desaceleración, por lo que ya no podrán ofrecer el impulso que antes dieron. Están además por resolverse sus graves conflictos en Hong Kong y Cachemira, respectivamente.

Las gráficas que exhibe este estudio para México son deprimentes, al mostrar que su economía va con paso firme a una recesión debido a la definitiva erosión de la confianza en su gobierno errático y populista, que ha resultado nulo para promover el desarrollo y muy diestro para destruir certidumbre e instituciones.

El estancamiento sincrónico mundial acabará de hundir a México.   

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus