MIÉRCOLES, 23 DE OCTUBRE DE 2019
Narcotráfico (III)

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Las conductas que debe prohibir y castigar el gobierno son las que violan derechos, y en todo lo que va desde la producción hasta el consumo de drogas no hay tales violaciones.”


La prohibición de todo lo que abarca desde la producción hasta el consumo de drogas es injusta, ineficaz y contraproducente.

Injusta porque viola el derecho a la libertad individual para producir, ofrecer y vender drogas, para demandarlas, comprarlas y consumirlas, actividades éticamente cuestionables, pero no delictivas por su propia naturaleza, siendo tales las que violan derechos de terceros: matar, secuestrar, robar. ¿Qué derechos violan quienes se dedican a producir y consumir drogas?

Cierto, quien consume drogas daña moralmente a terceros, pero ese daño, que no viola ningún derecho, no es razón para que el gobierno prohíba y castigue esa conducta. Yo, como padre, no tengo el derecho de que mis hijos no se droguen, lo cual supondría que ellos tendrían el deber de no hacerlo. Yo, como padre, tengo el interés de que mis hijos no se droguen, algo muy distinto. Un interés no es un derecho, y confundirlos es un grave error.

Las conductas que debe prohibir y castigar el gobierno son las que violan derechos, y en todo lo que va desde la producción hasta el consumo de drogas no hay tales violaciones.

Ineficaz porque no se termina con el problema que se pretendía eliminar, la drogadicción. Al contrario, bien puede ser que, por obra y gracia de la prohibición, la drogadicción aumente. La prohibición les permite a los narcotraficantes cobrar precios mayores de los que podrían cobrar si operaran en mercados legalizados, fortaleciéndose los incentivos para aumentar la demanda, es decir, para enganchar en las drogas a más niños y jóvenes. (Revísese la Encuesta Mundial sobre Drogas 2019).

Contraproducente porque, además de no eliminar la drogadicción, la prohibición da lugar a otros problemas que sí son delictivos por su propia naturaleza. Me refiero a todas las conductas criminales de los narcotraficantes: extorsiones, secuestros, torturas, asesinatos, conductas que sí violan derechos, nada de lo cual tiene que ver con la producción, oferta y venta de drogas, actividades que no los violan.

¿Cuál es la causa de las actividades delictivas de los narcotraficantes? Para responder preguntémonos, por poner un ejemplo, por qué los tabacotraficantes (productores, oferentes y vendedores de tabaco, que es una droga), no incurren en conductas criminales. ¿Cuál es la diferencia entre un tabacotraficante y un narcotraficante? Que el primero actúa dentro de la legalidad (producir ofrecer y vender tabaco es legal) y el segundo no (producir, ofrecer y vender otras drogas no lo es). Que al primero (tabacotraficante) sí se le reconoce el derecho a la libertad para producir, ofrecer y vender tabaco y al segundo (narcotraficante) no.

¿Hasta qué punto la prohibición, y la ilegalidad en la que actúan, es la causa de las conductas delictivas de los narcotraficantes?

Continuará.

• Drogas • Serie: Narcotráfico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus