JUEVES, 24 DE OCTUBRE DE 2019
Narcotráfico (IV)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El reto es doble: terminar con la drogadicción y ponerle fin a la dimensión delictiva del narcotráfico. Ambas pasan por la legalización.”


La causa de la actividad mercantil de los narcotraficantes, de la producción, oferta y venta de drogas, es la demanda, compra y consumo de las mismas, tal y como sucede en cualquier otro mercado.

¿Cuál es la causa de sus actividades delictivas, criminales, aquellas que violan derechos de terceros, como la extorsión, el secuestro, la tortura y el asesinato? ¿Podría ser la prohibición y por ello la ilegalidad en la que operan? ¿Por qué los tabacotraficantes (producción, oferta y venta de cigarros, puros, tabaco para pipa, etc.) no incurren en actividades delictivas y los narcotraficantes (productores, oferentes y vendedores de otro tipo de drogas) sí? ¿No será porque los primeros actúan dentro de la legalidad y los segundos no?

¿Qué sucede cuando una actividad que no es delictiva por su propia naturaleza es señalada como tal y prohibida por ley? Que quien la realiza actúa de manera ilegal, contraria a la ley. ¿Cuál? La que la prohíbe. Pero que actúe de manera ilegal no quiere decir que necesariamente actúe de manera injusta, ya que no todas las leyes son justas, habiéndolas injustas, tal y como es el caso de aquellas que prohíben conductas que, siendo éticamente cuestionables, no son injustas, delictivas, criminales, porque no violan derechos. Tal es el caso de la producción, oferta y venta de drogas, y de su demanda, compra y consumo.

Todo indica que al realizar acciones justas (que no violan derechos, desde la producción hasta el consumo de drogas) en la ilegalidad (prohibidas por la ley), ocasiona conductas que sí son injustas (desde la extorsión hasta el asesinato), tal y como sucede con el narcotráfico, cuyas conductas injustas terminan siendo un problema más grave que el que originalmente se pretendía solucionar con la prohibición: la drogadicción. ¿Cómo explicarlo?

En el caso de los tabacotraficantes, que no incurren en conductas delictivas, los mismos compiten en mercados legalizados, algo que los narcotraficantes, por la prohibición, no pueden hacer, por lo que, al no poder competir, recurren a la guerra, dando lugar a todas las actividades delictivas ya mencionadas, que son la cara negra del narcotráfico: extorsión, secuestro, tortura, asesinato.

El narcotráfico tiene dos caras, la éticamente cuestionable y la negra. La primera tiene que ver con la actividad mercantil: producción, oferta y venta de drogas. La segunda con la actividad delictiva, criminal: extorsión, secuestro, tortura, asesinato, sin olvidar la compra, por la vía de la plata o el plomo, de funcionarios públicos, lo cual hace que el Estado de Derecho degenere en Estado de chueco, tal y como sucede en México.

El reto es doble: terminar con la drogadicción y ponerle fin a la dimensión delictiva del narcotráfico. Ambas pasan por la legalización.

Continuará.

• Drogas • Serie: Narcotráfico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus