MARTES, 31 DE DICIEMBRE DE 2019
Competitividad y productividad

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Los resultados en materia de la productividad de los factores de la producción son preocupantes. ¿Qué tan conscientes están los empresarios de dicha situación?”


Hay que distinguir entre productividad y competitividad, y tener clara su relación.

La productividad es la capacidad para hacer más con menos, para reducir costos de producción. La competitividad es la capacidad para, en términos de precio, calidad y servicio, hacerlo mejor que la competencia. Una es la productividad y otra la competitividad.

Para que una empresa se vuelva más competitiva, por ejemplo: reduciendo el precio al que ofrece su producto, le conviene previamente volverse más productiva, reducir su costo de producción. Si reduce su costo de producción tiene margen para reducir su precio sin que se reduzcan sus ganancias, y si la reducción en el costo es mayor que la reducción en el precio aumentarán. En tal caso todos salen ganando: la empresa se vuelve más competitiva frente a sus competidores, sus ganancias aumentan, y sus consumidores compran a un menor precio, que es la causa de que se haya vuelto más competitiva.

Además hay que distinguir entre la competitividad de la empresa, que es la capacidad para, en términos de precio, calidad y servicio, hacerlo mejor que la competencia, y la competitividad del país, que es la capacidad de una nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son las que producen bienes y servicios, crean empleos y generan ingresos. En un país poco competitivo puede haber empresas competitivas, que lo serían más si el país fuera más competitivo, precisamente lo que sucede en México. Según el Índice de Competitividad Global 2019, del Foro Económico Mundial, México ocupa, entre 141 países, el lugar 48, con una calificación de 6.5 sobre 10. Mediocridad.

En materia de productividad las cosas no están mejor. El INEGI acaba de publicar la medición de la Productividad Total de los Factores, PTF, que “ayuda a identificar la contribución al crecimiento en la producción de bienes y servicios, entre la mano de obra, el capital, los bienes intermedios y la tecnología”, productividad “que puede ser medida por la diferencia entre el crecimiento del valor total de la producción y la variación de la contribución que aportan los factores de capital, trabajo, energía, materiales y servicios”. Estos son los principales resultados de la PTF, citados del comunicado del INEGI.

“En 2018, la medición de la PTF para el total de la economía mexicana registró un crecimiento de 0.14 por ciento con relación a 2017”.

“En la serie anual promedio 1991-2018, la PTF para el total de la economía registró una caída de -0.32 por ciento, con relación a 2017”.

Los resultados, en materia de la productividad de los factores de la producción, son preocupantes, y la primera pregunta que debemos hacernos es qué tan conscientes están los empresarios de dicha situación y, si lo están, que están haciendo para mejorarla.

• Problemas económicos de México • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus