Aquelarre Económico
Ene 21, 2020
Manuel Suárez Mier

TMEC, feto proteccionista

Este feto refleja los deseos compartidos de la extrema izquierda en el Congreso y los patrioteros económicos trumpistas, de desalentar la inversión y el funcionamiento de empresas foráneas en México.

El experto en comercio internacional Daniel Ikenson del Instituto Cato, centro de estudios liberal por excelencia en EU, publicó recién el ensayo La criatura proteccionista hija de la izquierda laborista y la derecha nacionalista, refiriéndose al TMEC como el “peor tratado comercial jamás hecho.”

Al calificarlo, parafrasea al demagogo ignorante Donald Trump que describió así, injustamente, al TLC de Norteamérica, porque no le había generado un superávit comercial a su país, lo que cualquier estudiante de mediopelo de economía 01 entiende que es resultado de muchas otras variables.

El hecho que el nombre del acuerdo en ciernes, que no ha sido aprobado ni por el Senado de EU ni por el Parlamento canadiense, excluya los términos “libre” y “comercio,” tipifica que es una aberración que intenta reducir las importaciones y repatriar cadenas productivas a EU, ignorando toda ventaja comparativa.

El feto en cuestión, con el horripilante acrónimo pergeñado por la comadrona en jefe del aborto, Chucho Cede-todo (que no Seade) refleja los deseos compartidos de la extrema izquierda en el Congreso y los patrioteros económicos trumpistas, de desalentar la inversión y el funcionamiento de empresas foráneas en México.

Los medios que usaron para esta demolición productiva en México fueron opresivos ordenamientos en materias laboral y del medio ambiente, onerosos requisitos de “reglas de origen” para lo elaborado en el país, fecha de extinción del acuerdo y reducir la protección a la inversión y la propiedad intelectual.

El concepto de libre comercio persigue remover impedimentos al libre flujo de mercancías y servicios, mientras que los tratados de libre comercio son arreglos de comercio administrado que responden a múltiples intereses que son afectados y contienen reglas laberínticas para regular, desviar o prohibir.

Esto era cierto también para el TLC original -alguien dijo entonces que el auténtico libre comercio requiere una tarjeta de 3x5 pulgadas y no un texto de 10 mil hojas-, pero en mucho menor medida que en el TMEC, cuya única virtud fue incorporar algunos avances ya negociados en el TPP (Acuerdo Transpacífico).

El malhadado TMEC impone obligaciones a las empresas mexicanas en cuanto a salarios mínimos y otros requisitos laborales que serán onerosos y no coadyuvan a elevar la productividad del trabajo, que es la única forma duradera de subir los salarios pero que no depende solo de las empresas sino del entorno productivo que las rodea, lo que resulta de buenas políticas públicas.

Es por ello que es tan ominoso no sólo el silencio sino la abyecta rendición de los líderes empresariales mexicanos a los caprichos del gobierno, que en el caso del TMEC no solo incluyó ceder en todo lo antes señalado, pero también endosar la soberanía a EU para que ellos verifiquen si se cumple la ley.

La comparación que se ha hecho con el dictador decimonónico Santa Anna es injusta, pues él fue al campo de batalla muchas veces. Los de hoy, firman sin leer y salen corriendo.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• El clima social en EU
Víctor Hugo Becerra
• Sumisión no es diplomacia
Arturo Damm
• Caprichos
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?