El punto sobre la i
Abr 27, 2009
Arturo Damm

“Socialismo religioso, socialismo cristiano, son términos contradictorios; nadie puede al mismo tiempo ser buen católico y socialista verdadero."

Pío IX

Por qué Pio IX considera que el socialismo cristiano es una contradicción es una pregunta cuya respuesta debe buscarse, o en los documentos de su pontificado, en particular, o en la doctrina social de la Iglesia Católica, en general, búsqueda que no pretendo hacer, por lo que no me queda más remedio que interpretar lo escrito por el Papa.

 

Lo que Pio IX dice es que no se puede ser socialista y cristiano al mismo tiempo, ya que ambos términos son irreductibles el uno al otro (socialismo cristiano) o el otro al uno (cristianismo socialista), todo lo cual tiene que ver (recuérdese que es mi interpretación de lo dicho por Pio IX) con la propiedad, en primera instancia, y con la libertad, en segunda.

 

Para entenderlo hay que tener presente, un primer lugar, que la propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, y que todo lo que limite o elimine a la primera limita o elimina a la segunda. La libertad supone el uso de la propiedad.

 

En segundo término hay que tener presente que la esencia del socialismo, es decir, el común denominador de los socialistas, es la redistribución del producto del trabajo de las personas, redistribución que, en el marco del socialismo, las personas no realizan voluntariamente (en tal caso no habría ningún problema), sino que es impuesta por quienes detentan el poder político, siempre en aras de la igualdad de ingresos, la justicia social, el bien común, o cualquier otra entelequia por el estilo.

Por último, no debemos dejar pasar por alto que, ¡independientemente de las intenciones que la animen!, la redistribución del producto del trabajo, impuesta por quienes detentan el poder político, no deja de ser un robo, con todas las de la ley, pero robo al final de cuentas, que no se justifica, ni por la naturaleza del redistribuidor – el gobierno -, ni por la necesidad que se pretende satisfacer – la de la gente pobre -.

 

Ese robo, producto de la redistribución impuesta por el poder político, es la esencia del socialismo, cualquiera que sea el adjetivo con el cual lo califiquemos, que puede ir desde democrático hasta revolucionario, incluido el de cristiano, adjetivos que no eliminan la naturaleza expoliatoria del socialismo, expoliación con la cual ningún cristiano puede estar de acuerdo, por más que muchos (¿la gran mayoría?) lo estén.

 

Puede ser que muchos cristianos rechacen el socialismo, pero acepten el llamado gasto social del gobierno, creyendo que lo segundo nada tiene que ver con lo primero, siendo que el gasto social es la expresión más acabada del socialismo, socialismo que encontramos, no solamente en los gobiernos de izquierda, sino también en los de derecha, por una razón muy sencilla: gobernar hoy es sinónimo de redistribuir.

 

Hoy todos los gobiernos, de izquierda o derecha, redistribuyen, redistribución que es aceptada por la mayoría de los cristianos, redistribución que es socialismo en la práctica, socialismo que es violación del derecho de propiedad privada, propiedad privada que es la condición de posibilidad de la libertad individual, libertad que se ve limitada o eliminada en la misma proporción en la que se limita o elimina la propiedad, razonamiento que muy pocos hacen, y cuya conclusión es obvia: el socialismo atenta contra la libertad, razón por la cual, según mi interpretación, Pio IX afirma que nadie puede al mismo tiempo ser buen católico y socialista verdadero.

 

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


Comments powered by Disqus
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?