LUNES, 30 DE JULIO DE 2007
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“No es por accidente que el capitalismo ha traído progreso, no simplemente en producción, sino también en conocimiento. El egoísmo y la competencia son fuerzas mayores que el espíritu público y el sentido del deber.”
Albert Einstein

El capitalismo es aquel sistema económico basado en la libertad individual y en la propiedad privada, lo cual supone que el Estado, sus leyes y sus gobiernos no obligan a unos a hacerle el bien a otros, razón por la cual todos, sobre todo en el campo de la economía, actúan por motivos egoístas o, dicho de otra manera, buscando el beneficio propio, como de hecho sucede, tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda, y a las pruebas me remito. ¿Cuándo fue la última vez que usted, lector, compró algún bien o servicio con el fin exclusivo de ayudar al oferente del mismo, sin ninguna consideración a su propio interés? O si usted, lector, es productor de alguna mercancía, ¿cuándo fue la última vez que la ofreció en el mercado con el único objetivo de beneficiar al consumidor, al margen de cualquier motivo egoísta?

 

El hecho es que, como agentes económicos, ya sea por el lado de la producción, ya del consumo, actuamos, siempre, buscando el beneficio propio, ¡y de hecho el máximo beneficio posible! Actuamos egoístamente, siendo ese egoísmo una de las causas más eficientes del progreso económico, misma que deja de funcionar en la medida en la que, por obra y gracia de la redistribución impuesta por los gobiernos, se nos priva de parte, poca o mucha, del fruto de nuestro trabajo. En la medida en la que el ser humano, sobre todo en el campo de la economía, pueda esforzarse por obtener lo más posible para sí mismo, el progreso económico será mayor, sin olvidar un pequeño de talle: en el mercado la única manera de obtener un beneficio para uno es beneficiando a otro: el productor al consumidor, y el consumidor al productor.

 

El egoísmo juega un papel importante en el logro del progreso económico, pero no es lo único que nos permite avanzar por ese camino. Otro ingrediente importante es la competencia, que beneficia al consumidor, quien gracias a ella encontrará más y mejores opciones de consumo en  el mercado, pero también al productor, a quien obliga a ser más competitivo (a hacerlo mejor que lo demás) y también más productivo (a hacer más con menos).

 

Llegados a este punto vale la pena recordar que la competencia no depende del número de participantes en los mercados, sino de que los mismo se encuentren abiertos a la participación de todo aquel que quiera participar en ellos, para lo cual el gobierno debe abstenerse de imponer barreras a la entrada de los particulares, barreras que van desde el otorgamiento de monopolios hasta la concesión de permisos, todo ello propio del mercantilismo, pero no de la economía de mercado, basada en la libertad individual y en la propiedad privada.

 

El egoísmo – la búsqueda del máximo beneficio posible –, y la competencia - la búsqueda del máximo beneficio posible a partir de la mayor competitividad y productividad posibles –, han hecho más por el progreso económico de la humanidad de lo que han conseguido el altruismo y los monopolios, sobre todo si ese altruismo es impuesto, a manera de redistribución, por el gobierno, y sobre todo si ese monopolio es gubernamental, apología del egoísmo y la competencia que ya encontramos en La riqueza de las naciones, de Adam Smith, publicada por primera vez en 1776.

 

En la medida en la que un sistema económico permite el funcionamiento del egoísmo y la competencia (egoísmo que funciona mejor cuando el gobierno se abstiene de redistribuir; competencia que lo hace en la medida en la que el gobierno mantiene abiertos todos los mercados a la participación de cualquiera), el progreso económico será mayor: habrá más producción, de mejores productos, para un número cada vez mayor de consumidores. La clave está en el egoísmo y la competencia, poco comprendidos y muy vilipendiados.

 

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus