, DE DE
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“"El gasto público debe proveer bienes públicos y en ocasiones infraestructura, pero en el corto plazo no sirve para impulsar la actividad económica." ”
Francisco Gil Díaz

En épocas de recesión, producto de la influencia keynesiana, surgen las voces que demandan un mayor gasto gubernamental como remedio a la misma, como si un mayor gasto del gobierno fuera capaz de promover un mayor crecimiento en la producción de bienes y servicios, única manera de superar la recesión.

 

La “lógica” que hay detrás de tal demanda es la siguiente: un mayor gasto del gobierno se traduce en una mayor demanda agregada, y una mayor demanda agregada se traduce, a su vez, en una mayor producción de bienes y servicios, y una mayor producción de bienes y servicios supone, necesariamente, el fin de la recesión. Esta es la “lógica” que hay detrás de la demanda a favor de un mayor gasto gubernamental, misma que Gil Díaz niega. ¿Por qué?

 

Lo primero que hay considerar es que el mayor gasto del gobierno, financiado o con más impuestos y/o con más deuda, da como resultado que lo que el gobierno gasta de más sea exactamente lo que los contribuyentes y/o acreedores gastan de menos, por lo que no hay un incremento en la demanda agregada, solamente una recomposición de la misma: el gobierno gasta más y los contribuyentes y/o acreedores gastan menos. Y si no hay un aumento en la demanda agregada, y siguiendo la “lógica” expuesta, no habrá una mayor producción de bienes y servicios.

 

Queda claro, entonces, que el reto consiste en que el gobierno gaste más sin que nadie más gaste menos, para lo cual se requiere que el mayor gasto gubernamental sea financiado, no con impuestos (para que los contribuyentes no gasten menos), no con deuda (para que los acreedores no gasten menos), sino con emisión primaria de dinero, proveniente del banco central (para que el gobierno gaste más). Sólo en este caso el aumento en el gasto del gobierno da como resultado el incremento en la demanda agregada, lográndose, ahora sí, la primera relación causal del proceso “lógico” ya mencionado, misma que tiene lugar únicamente si el gobierno puede obligar al banco central a emitir dinero y dárselo para que lo gaste, abuso que debe prohibirse.

 

Llegados a este punto debemos preguntar si el incremento en la demanda agregada necesariamente da como resultado un aumento en la producción de bienes y servicios, segunda relación causal del proceso “lógico”, para lo cual los empresarios deben decidir si aumentan la producción, con todo lo que ello supone, sobre todo, en términos de inversión. ¿El incremento en la demanda agregada da como resultado, necesariamente, un aumento en la producción de bienes y servicios? No, de ninguna manera, siendo tal posibilidad la excepción que confirma la regla. Y si el incremento en la demanda agregada no necesariamente se traduce en un aumento en la producción de bienes y servicios, ¿cuál será entonces el resultado? El alza general de precios. La inflación.

 

Si el gasto del gobierno fuera causa eficiente del crecimiento económico, y si el mayor gasto gubernamental fuera el remedio para la recesión, no habría recesiones y el  crecimiento económico siempre sería el mayor posible. El hecho es que el crecimiento económico, en muchos casos, no es el mayor posible, sin olvidar que, una y otra vez, las recesiones hacen su aparición, reviviendo las equivocadas recetas keynesianas, basadas en un mayor gasto del gobierno que, en el mejor de los casos, no tiene ningún efecto sobre el crecimiento y, en el peor, genera inflación, que siempre le pega más a quienes menos tienen.

 

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus