El punto sobre la i
Jun 21, 2010
Arturo Damm

"Los que pretenden erigir la casa de la felicidad, nos acaban condenando a la cárcel del presente.”

Octavio Paz
Untitled Document

Si cada quien erige la casa de su propia felicidad no hay problema alguno, mismo que surge cuando alguien más, de manera por demás ingenua, por más bienintencionada que pueda ser, pretende erigir, por nosotros, la casa de nuestra felicidad, asegurándonos que, de hacer lo que él nos dice, seremos felices. “Haz lo que yo te diga y serás feliz”, es la divisa de quienes creen saber mejor que los demás lo que a los demás les conviene, primer paso para, con la noble intención de lograr la felicidad total para la totalidad de la humanidad (algo destinto al propósito fergusoniano - benthamiano de conseguir la mayor felicidad posible para el mayor número posible de personas), acabar imponiéndola a sangre y fuego, levantando así esa cárcel del presente a la que se refiere Paz.

¿Por qué cárcel del presente? Porque el futuro, al menos para el ser humano, no supone únicamente, y ni siquiera principalmente, la llegada del día siguiente, y nada más. La llegada del día de mañana es condición necesaria, más no suficiente, para el futuro propiamente humano, siendo necesario, además, un proyecto, pero no cualquiera, sino uno personal, decidido en función de un fin determinado por uno mismo, no por alguien más.

El futuro es el tiempo propio de a libertad, en el sentido de que es el tiempo, visto desde el presente, durante el cual el ser humano va actuando para, utilizando los medios a sus disposición, ir logrando el fin que se ha propuesto. Hoy elijo el fin, mañana actúo para conseguirlo, pasado mañana lo consigo, todo ello consecuencia del hecho de que el ser humano no es omnipotente, razón por la cual no basta con que quiera algo para que, de manera inmediata, lo consiga, siendo necesario el tiempo que, desde este punto de vista, es el medio de los medios: sin tiempo para utilizarlos, todos los otros medios, desde habilidades hasta herramientas, desde conocimientos hasta técnicas, salen sobrando.

¿Qué sucede con aquel ser humano a quien alguien más, por aquello de que haz lo que yo te diga y serás feliz, le impone fines ajenos a su voluntad, debiéndose esforzar, día tras día, por conseguirlos, amenazado con algún castigo en caso de que se rebele contra la voluntad ajena? Lo que sucede es que, desde el punto de vista de sus proyectos, es decir, del ejercicio de su libertad, vive en un eterno presente, no porque nunca llegue el día de mañana, mañana que siempre trae consigo la llegada de un nuevo día, sino porque ese día de mañana no se podrá utilizar para sacar adelante un proyecto personal, sino uno ajeno, aquel de quien, convencido de que es capaz de conseguir la felicidad total para la totalidad de los seres humanos, se cree, por ese mismo motivo - ¡¡¡La felicidad total para la totalidad de los seres humanos!!! -, no solamente con el poder de la fuerza para imponerlo, sino con la obligación moral, de hacerlo.

Mis proyectos valen, no tanto porque sean proyectos, sino porque son míos, y mientras al realizarlos yo no impida que los demás realicen los suyos (lo cual supone respetar sus derechos), nadie debe impedirme su realización y, ¡mucho menos!, nadie debe imponerme los suyos. El problema es que hoy los gobernantes, en mayor o menor medida, pero sin excepción, lo que hacen es imponer proyectos a los gobernados, directamente obligándolos a realizar o a no realizar determinadas acciones, indirectamente cobrándoles impuestos para, con ellos, llevar a cabo o no llevar a cabo ciertas tareas.

Hoy los gobernantes, en mayor o menor medida, pero sin excepción, pretenden erigir la casa de la felicidad, con el resultado de que, en mayor o menor medida, dependiendo del tamaño de su insensatez, impiden que los gobernados construyan la morada de su propia felicidad, lo cual supone el pleno ejercicio de la libertad, sin más límite que el respeto a la vida, la libertad y la propiedad de los demás.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


Comments powered by Disqus
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?