LUNES, 18 DE OCTUBRE DE 2010
El punto sobre la i
¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé

Arturo Damm





“La curiosa tarea de la economía es demostrarle a los hombres lo poco que realmente saben de lo que imaginan pueden diseñar.”
Friedrich Hayek

¿Hasta qué punto es posible, tal y como lo pretenden algunos, planear, conducir, coordinar y orientar la actividad económica nacional, sobre todo si por ello entendemos, tal y como lo entienden quienes tales cosas proponen, la planeación, conducción, coordinación y orientación gubernamental de la actividad económica de los particulares, lo cual supone, de entrada, que el burócrata diseñe todo el proceso de producción de todos los bienes y servicios que se ofrecen a los consumidores y, de salida, que también diseñe todo el proceso de consumo de todos los bienes y servicios producidos? ¿Es posible que el gobierno planee, conduzca, coordine y oriente la actividad económica nacional, ¡y que logre mejores resultados que el mercado, es decir, que los agentes económicos decidiendo y eligiendo qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo, tanto por el lado de la producción como del consumo!?

Para responder recordemos una de las mejores lecciones de economía, Yo lápiz de Leonard Read, en la cual el autor demuestra cómo el proceso de producción de un lápiz es el resultado, sí de la acción humana, pero no del diseño humano, por la simple y sencilla razón de que no hay nadie que tenga todos los conocimientos teóricos y habilidades prácticas para producir un lápiz de A a la Z, siendo la A el trabajo que lleva a cabo Don Andrés, el dueño del vivero La semilla que da fruto, quien siembra una semilla que, al paso del tiempo, ya convertirá en árbol aportará parte de la materia prima para la producción del lápiz, y siendo la Z el trabajo de Doña Tere, la dueña de la papelería El lápiz feliz, quien se encarga de ofrecerle al consumidor el lápiz. ¿Cuántos conocimientos y cuántos trabajos hay entre el trabajo y los conocimientos de Don Andrés y los de Doña Tere, todos aportando algo al proceso de producción del lápiz, desde los involucrados en la obtención del grafito hasta los necesarios para manufacturar la goma? ¿Cuántos conocimientos y habilidades de minería están detrás del grafito de cada lápiz, y cuántas habilidades y conocimientos de química detrás de la goma? ¿Hay alguien que tenga todos los conocimientos teóricos y las habilidades prácticas necesarias para producir un lápiz de la A a la Z? No, respuesta de la cual se concluye que dicha producción es el resultado, no del diseño humano, pero sí de la acción humana.

No siendo consecuencia del diseño humano, ¿cómo se arma el proceso de producción del lápiz? Por medio del intercambio, de tal manera que Don Andrés, el dueño del vivero, le vende a Don Enrique, el dueño del bosque, cientos de botecitos con plantitas recién nacidas, que Don Enrique trasplantará y cuidará hasta que se conviertan en árboles para, llegado el momento, venderlos a Don Luis, el dueño del aserradero, quien…, etc., etc., etc., hasta que Don Atanasio, el dueño de la fábrica de lápices, le venda a Doña Tere, la dueña de la papelería, varias cajas con docenas de lápices, que pondrá a disposición de los consumidores. Lo más interesante de todo el asunto es que todos esos intercambios, entre todos los que aportan conocimientos y trabajos al proceso de producción del lápiz, no han sido el resultado de la planeación, conducción, coordinación y orientación gubernamental de la actividad económica de todos los involucrados, sino de las decisiones de cada uno de ellos, mismas que tomaron, siempre, en función de sus propios intereses, buscando obtener un beneficio de todo ello. ¿Por qué Don Andrés le vende a Don Enrique cientos de botecitos con plantitas recién nacidas? Porque le conviene. ¿Y por qué Don Enrique se los compra a Don Alberto? Por la misma razón: le conviene.

¿Cómo se arma el proceso de producción del lápiz? Por las acciones, egoístas (cada uno pretende mejorar su situación) y racionales (cada uno pretende mejorar su situación, al menor costo posible), de todos los involucrados, desde Don Andrés hasta Doña Tere. Si alguien pretendiera, de la A a la Z, la planeación, conducción, coordinación y orientación gubernamental de la producción de lápices, ¿tendríamos lápices en la cantidad, calidad y variedad que tenemos hoy? No, y sin embargo hay quienes, no reconociendo lo poco que el ser humano es capaz de diseñar en el ámbito de la economía, pretenden que el gobierno planee, conduzca, coordine y oriente, no nada más la producción de lápices, ¡sino la actividad económica nacional!

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus