DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.”
Adrian Rogers

Hay dos maneras de que una persona reciba algo sin haber trabajado por ello: 1) que el que sí trabajó por ello se lo regale voluntariamente; 2) que alguien obligue, por la fuerza, a quien sí trabajó por ello a dárselo, lo cual es robo, independientemente del fin que se persiga al imponer esa obligación y al margen de la identidad de quien la impone. El robo no se justifica, ni por el objetivo que persigue el ladrón, ni por la identidad del delincuente. Una acción no se debe justificar, por más que sí se pueda, ni por el fin que se persigue con la misma, ni por la identidad del agente, sino por su propia naturaleza, y hay acciones que, por su propia naturaleza, violan los derechos de las personas, algo que los socialistas pasan por alto con singular alegría, confundiendo vicio con virtud, injusticia con justicia, inequidad con equidad, barbarie con civilización (en esto último, ¿exagero?).

¿Por qué menciono a los socialistas? Porque el común denominador de todos ellos, antes que cualquier diferencia, es ser amigos de lo ajeno, y serlo precisamente como socialistas. Los socialistas, ¿amigos de lo ajeno? Sí. ¿Qué es lo que, en esencia, propone cualquier socialista? Quitarle a unos para darle a otros o, dicho de manera más puntual, quitarle a quienes han trabajado por algo, parte de ese algo, para dárselo a quienes no han trabajado por ello, todo ello justificado, en primer lugar, por el fin (¿?) que se persigue - ayudar a los más necesitados - y, en segundo término, por la identidad de quien lo hace - el gobierno -, momento de preguntar si las necesidades insatisfechas de los más necesitados, y el hecho de que quien lo lleva a cabo sea el gobierno, justifica la redistribución, es decir, el quitarle a unos para darle a otros. Insisto: una acción no debe justificarse, ni por el fin que se persigue, ni por la identidad del actor, sino por su propia naturaleza, y hay acciones que, por su propia naturaleza, violan los derechos de la persona, tal y como es el caso del robo.

Llegados a este punto, y viendo lo que hacen todos los gobiernos - y lo que hacen, en mayor o menor medida, de una u otra forma, es redistribuir -, podemos llegar a la conclusión de que no solamente los socialistas, sino muchos otros, le quitan a unos para darle a otros. Mi conclusión es otra: todos los gobiernos, en cuanto que redistribuyen, son, ya sean de derecha, centro o izquierda, socialistas, dispuestos a darle a unos aquello por lo que no trabajaron, para lo cual tuvieron que, previamente, habérselo quitado a quienes sí trabajaron por ello, lo cual, si aceptamos que la justicia es la constante y perenne voluntad de darle a cada quien lo suyo, y que lo más suyo de cada cual es aquello por lo que cada quien trabajó, es una injusticia que, ¡véase la contradicción!, se disfraza de justicia social, momento de recordar que si hay un sustantivo que pierde sustancia cuando se le adjetiva ese es justicia, sobre todo si el adjetivo es social.

La justicia social no es otra cosa más que quitarle a una persona parte de aquello por lo que trabajó para dárselo a otra persona que no trabajó por ello, y a ello se le llama robo, sin importar cuál sea el fin que se busque - ayudar a los más necesitados -, ni la identidad del agente - el gobierno -. La justicia social no es otra cosa más que redistribución, y hoy gobernar, para cualquier gobierno - de centro, derecha o izquierda - es sinónimo de redistribuir. Hoy los gobiernos no respetan la propiedad privada, y desde el momento en el que la misma es la condición de posibilidad del ejercicio de la libertad individual, terminan por no respetarla.

Si todos tenemos derecho al producto íntegro de nuestro trabajo, ¿cómo justificar la redistribución impuesta por el gobierno? ¿Cómo justificar al socialismo?

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus