DOMINGO, 5 DE AGOSTO DE 2012
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“Mucha de la energía del trabajo político se dedica a corregir los efectos de la mala administración del gobierno.”
Milton Friedman

A veces me pregunto, y la pregunta va en serio, si los gobernantes no crearán problemas a propósito, con el fin de ser ellos, ¿quiénes más?, los encargados de solucionarlos, generando así un círculo vicioso a favor de sus intereses, entre los que destaca mantener su trabajo, aprovechándose de la ignorancia y/o buena fe de la gente que cree, uno, que la causa del mentado problema no es alguna política gubernamental y, dos, que la solución del susodicho aprieto solamente puede provenir, ¡faltaba más!, de alguna política gubernamental. Los gobernantes, ¿no crearán intencionalmente problemas, con el objetivo de ser ellos los responsables de resolverlos y, muy importante, obligarnos, vía el cobro de impuestos, a pagar por ello? ¿No estamos hablando de un negocio redondo? 1) El gobernante crea un problema. 2) Sólo el gobernante es capaz de resolverlo. 3) El gobernante te obliga a pagar para que lo resuelva.

¿No nos convendría tener el poder para crear algún problema y tener el cinismo de presentarnos ante los afectados como los únicos capaces de solucionarlo? ¿No nos convendría ocasionar incendios y trabajar como bomberos? ¿O provocar una epidemia y ser médicos? ¿U obligar a todos a raparse y ser peluqueros? Si tuviéramos tales poderes, y fuéramos tan cínicos como para actuar tal y como se supone en los ejemplos anteriores, ¿no tendríamos asegurado el trabajo y el ingreso?

¿No será que Friedman tiene razón, y que al final de cuentas buena parte de los problemas que intentan solucionar los gobernantes fueron creados, voluntaria o involuntariamente, con conocimiento o sin conocimiento de causa, por alguna política gubernamental, siendo más grave el caso de su creación voluntaria, pero no por ello menos graves los problemas ocasionados involuntariamente? Independientemente de su origen, los problemas ocasionados por los gobiernos afectan a millones de seres humanos, tal y como sucede, por ejemplo, con los problemas económicos, el más conspicuo de los cuales es la inflación.

Pero la inflación no es el único, ni el más grave, de los problemas que crean las malas políticas gubernamentales, y que luego los gobernantes pretenden solucionar. Hay problemas más graves, tal y como es el caso de la violencia consecuencia del narcotráfico, narcotráfico que es, dada la Primera Ley de los Mercados –Donde hay demanda habrá oferta–, consecuencia de una equivocada –tanto por injusta como por ineficaz– política gubernamental: la prohibición de la producción, comercio y consumo de drogas.

¿Qué es lo que los gobernantes dicen ante el problema de la violencia ocasionada por el narcotráfico? Que sólo ellos son capaces de combatirlo, utilizando inclusive al ejército, lo cual se intenta una y otra vez, con los resultados que todos conocemos: ni los ejércitos pueden con los narcotraficantes, porque mucho más poderosa que el ejército es la Primera Ley de los Mercados, que garantiza la continuidad, no sólo del narcotráfico, sino de aquello que se pretendía eliminar con la prohibición: la drogadicción.

La realidad del narcotráfico se presta para citar de nueva cuenta a Friedman, quien afirma que “la solución gubernamental de un problema es habitualmente tan mala como el mismo problema” -sobre todo si el problema fue creado por una mala política gubernamental-, y eso en el mejor de los casos, porque en el peor la pretendida solución resulta peor que el problema, en el sentido de que no solamente no lo debilita, sino que lo fortalece, todo lo cual es posible, o por la ignorancia y/o cinismo de los gobernantes, o por la ignorancia y/o buena fe de los gobernados, o por cualquier combinación posible de estas opciones. ¿Cómo combatir esa ignorancia? Leyendo a los economistas liberales, en general, y a Friedman en lo particular.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus