DOMINGO, 13 DE ENERO DE 2013
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“Propiedad, el gran fondo de toda disputa...”
Adam Smith

La propiedad es el gran fondo de toda disputa, sobre todo de las disputas políticas, partiendo del hecho (ojo: hecho) de que al final del día, como lo señala Ricardo Medina, toda política es política fiscal, comenzando por política tributaria, basada en tres preguntas: 1) qué impuestos cobrar; 2) a qué tasa cobrarlos; 3) a quién cobrárselos, siguiendo con política presupuestaria, basada en esta otras tres preguntas: 1) en qué gastar; 2) cuánto gastar; 3) cómo gastar, o, dicho de otra manera, citando directamente a Medina, y sintetizando los dos frentes de la política fiscal: ¿a quién le quitamos cuánto para dárselo a quién y cómo? A quién le quitamos cuánto, política tributaria. A quién se lo damos y cómo se lo damos, política presupuestaria. Política tributaria y presupuestaria, los dos frentes de la política fiscal. Política fiscal, la esencia de la política, sobre todo cuando gobernar se ha vuelto, tal y como ha sucedido, y tal y como parece que no dejará de suceder, sinónimo de redistribuir, es decir, de quitarles a unos para darles a otros, todo lo cual tiene como tema central a la propiedad, al derecho de propiedad, y al respeto (o más bien: falta de respeto) al derecho de propiedad, sin olvidar la relación que existen entre propiedad y libertad –la propiedad privada es la condición de posibilidad del ejercicio de la libertad individual– relación que me permite afirmar, parafraseando a Smith, que la libertad es el fondo de toda disputa,sobre todo de cualquier disputa en torno al gobierno y su tareas.

Uno de los principales problemas, si no es que el principal, que enfrentamos los liberales, es no haber entendido que la propiedad privada es la condición de posibilidad de la libertad individual, porque la libertad se ejercita, siempre, sobre la propiedad. Sin libertad para usar, usufructuar y enajenar algo, la propiedad no es realmente tal, de la misma manera que, sin la propiedad de algo que se pueda usar, usufructuar y enajenar, la libertad no se puede ejercitar.

El ejemplo más claro de esa relación entre propiedad privada y libertad individual lo tenemos en el cuerpo humano, que es la primera y fundamental propiedad de la persona, cuerpo que, en ejercicio de la libertad, debe poder usarse, usufructuarse y enajenarse, siempre y cuando al hacerlo no violen los derechos de los demás, único límite que puede imponerse legítimamente al ejercicio de la libertad individual y al uso de la propiedad privada, uso de la propiedad privada que es posible gracias al ejercicio de la libertad individual, libertad individual que siempre se ejercita sobre alguna propiedad, comenzando por el cuerpo y sus facultades.

Los atentados contra la propiedad privada, desde el momento en que la misma es la condición de posibilidad de la libertad individual, son también atentados contra esta última, y los principales atentados contra la propiedad privada vienen del gobierno y sus afanes redistributivos, es decir, del quitarles, por medio de la política tributaria, a unos más que a otros (gracias a los impuestos progresivos), para darles, a través de la política presupuestaria, a otros más que a unos (gracias al gasto social), algo esencialmente distinto a quitarles a todos por igual para darles a todos, por igual, seguridad contra la delincuencia e impartición de justicia.

Los liberales, si realmente hemos de defender la libertad individual, debemos hacer de las disputas en torno a la propiedad privada la disputa central, algo que estamos lejos de hacer. ¿Cuántos liberales no están, en mayor o menor medida, de una u otra forma, a favor de la redistribución del ingreso? Un buen ejemplo lo tenemos en la propuesta a favor de los vales educativos, misma que mucho identifican como claramente liberal, con los que se sustituiría el subsidio a la oferta educativa por el subsidio a la demanda, pasando por alto que, ya sea a la oferta, ya a la demanda, el subsidio implica redistribución, quitarles a unos para darles a otros.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus