LUNES, 1 DE ABRIL DE 2013
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“Existen principios morales que, para ganar aceptación, solamente necesitan ser entendidos, (entre los cuales se encuentra el que señala que) es malo quitarle a otro el fruto de su trabajo, cuya verdad aparece tan irresistible como las verdades que son el fundamento de la geometría.”
Richard Price

Haga la prueba. Pregunte a sus amigos, conocidos, compañeros de trabajo o estudio, familiares y demás personas con las que tenga relación, quién no cree que el ser humano tiene derecho al producto íntegro de su trabajo y, para que quede claro, subraye lo de íntegro. Yo lo he hecho y no he encontrado una sola persona que opine que no, que el ser humano no tiene derecho al producto íntegro de su trabajo, respuesta ante la cual hay que preguntar cómo justificar el cobro de impuestos y, todavía más grave, cómo justificarlo con fines redistributivos, redistribución por la que el gobierno les quita a unos lo que es de ellos para darles a otros lo que no es de ellos o, dicho de otra manera, le quita a uno lo que por justicia le corresponde (el fruto de su trabajo) para darle a otro lo que por justicia no le corresponde (el fruto del trabajo de alguien más).

Si resulta obvio que quitarle a uno el fruto de su trabajo es moralmente reprobable, lo cual es así porque el ser humano tiene derecho al producto íntegro de ese trabajo, entonces el gobierno debe justificar correctamente el cobro de impuestos, por medio del cual el recaudador obliga al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo, todo lo cual coincide con la definición de robo: obligar a alguien a entregar lo que es suyo. ¿Cómo justificar el cobro de impuestos?

Lo único que justifica que el recaudador obligue al contribuyente a entregarle parte del producto de su trabajo es, en primer lugar, que esa obligación sea la misma para todos, es decir, que se cobren los mismos impuestos a todos por igual y, en segundo término, que los recursos así recaudados se utilicen para garantizar, para todos por igual, sin ninguna redistribución, lo mismo: 1) seguridad contra la delincuencia; 2) impartición de justicia; 3) bienes y servicios públicos, que realmente sean públicos, y que realmente deban proveerse, tareas que, al financiarse por todos por igual (todos pagan el mismo impuesto), y al realizarse para todos por igual (todos reciben lo mismo), no son redistributivas, evitándose que el gobierno le quite a unos el fruto de sus trabajos, ¡que por justicia les corresponde!, para dárselo a otros, ¡a quienes por justicia no les corresponde!, evitándose que el gobierno obligue a unos a entregar lo que es de ellos para darle a otros lo que no es de ellos, todo lo cual no pasa de ser un robo, legal, pero robo al final de cuentas, sin olvidar que el adjetivo legal no le quita lo injusto al sustantivo robo (1 ).

El gobierno es un mal necesario. Es necesario por los bienes que provee -garantizar seguridad contra la delincuencia, impartir justicia, y ofrecer bienes y servicios públicos- bienes indispensables para la convivencia civilizada, sobre todo la seguridad contra la delincuencia  y la impartición de justicia. Es un mal por la manera en la que el gobierno financia esa provisión -cobrando impuestos, es decir, obligando a los contribuyentes a entregarle parte del producto de su trabajo- provisión de esos bienes que, dado el problema del free rider (gorrón), debe financiarse de esa manera: obligando a todos a pagar, de igual manera, para obtener lo mismo: seguridad contra la delincuencia, impartición de justicia, bienes y servicios públicos, nada de lo cual supone redistribución.

El problema es que hoy los gobiernos hacen mucho más que cobrar el mismo impuesto, a todos por igual, para garantizar, para todos por igual, seguridad contra la delincuencia, justicia, y bienes y servicios públicos.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.

___________

(1 ) Para un análisis más detallado de este tema véase DAMM, Arturo; Propiedad privada: condición de posibilidad del ejercicio de la libertad individual; Fundación Friedrich Naumann; 2013.

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus