LUNES, 28 DE JULIO DE 2014
El punto sobre la i
¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé

Arturo Damm





“Socialismo significa esclavitud”
Lord Acton

Para entender la afirmación de Lord Acton hay que definir, no en función de lo que los socialistas dicen que es (la búsqueda voluntaria de la igualdad entre los seres humanos), sino a partir de lo que históricamente ha sido (la imposición por la fuerza de la igualdad entre los seres humanos), al socialismo, y desde este punto de vista el mismo ha sido el intento de imponer la igualdad por la fuerza, y no sólo la igualdad ante la ley, que es la única igualdad que debe imponerse, sino todo tipo de igualdad, comenzando por la de bienes y servicios destinados a satisfacer necesidades básicas, como lo son la alimentación, la atención médica y la educación, por mencionar tres de las más socorridas, satisfactores que en muchos países son considerados como derechos humanos y, por ello, como aquello que reclama, de alguien más, la obligación de proveerlos. El derecho a la alimentación de A supone la obligación de B de darle de comer. El derecho a la atención médica de A supone la obligación de B de darle medicinas. El derecho a la educación de A supone la obligación de B de darle educación, y lo mismo con todo aquello que no se reconozca como necesidad y se defina, arbitrariamente, como derecho humano (por ejemplo: calzado, vestido y casa).

¿Quién es ese B cuya obligación es hacer valer los derechos de A? Cuando las necesidades son confundidas con derechos, y eso derechos son adjetivados como humanos, y definidos como las “condiciones instrumentales que le permiten a la persona  (la) realización (de los mismos)"[1] o, dicho de otra manera, como el disponer de los medios necesarios para satisfacer esas necesidades (alimentación, atención medica, educación), B es el gobierno en turno, quien tiene la obligación de hacer valer esos derechos, es decir, de satisfacer esas necesidades, obligación que sólo puede cumplir quitándole a C para darle a A, de tal manera que, indirectamente, obliga a C a ayudar a A, siendo ésta la definición de esclavitud: cuando B obliga a C a ayudar a A, todo ello con la intención de lograr la igualdad, siendo que esa obligación, impuesta por la fuerza, es la esencia del socialismo.

Socialista es todo B que cree tener el derecho de obligar a C a entregarle parte del producto de su trabajo para proveer a A de alimentos, atención médica, educación, por citar lo más socorrido. Socialista es todo B que cree tener el derecho de obligar a C a trabajar a favor de B, siendo que el problema no está en trabajar a favor de otro, sino en obligar a trabajar a favor de otro. Lo primero es solidaridad, efecto de una decisión: yo decido trabajar a favor de otro, con todo el mérito moral que ello supone. Lo segundo es esclavitud, consecuencia de una imposición: me obligan a trabajar a favor de otro, con la violación de la libertad que ello implica, lo cual opera de la siguiente manera, que explico en tres tiempos. Primero: yo trabajo, participo en la producción de bienes y servicios, creo riqueza, y a cambio recibo, por medio del pago de un salario, parte de la riqueza creada. Segundo: en ese momento aparece el recaudador, quien me convierte en contribuyente, obligándome, por medio del cobro de impuestos, a entregarle parte del producto de mi trabajo (digamos un 30 por ciento). Tercero: el gobierno utiliza dos terceras partes de los impuestos que me cobró (el 20 por ciento del producto de mi trabajo) para darle comida, atención médica y educación a alguien más. ¿Cuál es el resultado de todo ello? Que el gobierno, por su intermediación, me obliga a trabajar una quinta parte del tiempo para beneficio de alguien más, y eso, digan lo que digan los socialistas, es esclavitud, sin olvidar que hoy TODOS los gobiernos, de derecha, centro e izquierda, son, en mayor o menor medida, de una u otra manera, socialistas. Todos redistribuyen. Todos esclavizan. Todos violan la propiedad privada y, dado que ésta es la condición de posibilidad del ejerció de la libertad individual, también violan esta última. Los gobiernos hacen aquello que les prohíben a sus gobernados. Esa es la contradicción del socialismo.

Por ello, pongamos el punto sobre la i.

______________

[1] HERNÁNDEZ GÓMEZ, José Ricardo. Tratado de derecho Constitucional. Editorial Ariadna. 2010.

 


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus