LUNES, 23 DE JUNIO DE 2008
El punto sobre la i
¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé

Arturo Damm





“"Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible."”
Bertrand Russell

¿Qué es lo que los políticos deben hacer posible? El gobierno o, más puntualmente, el buen gobierno. ¿Qué es el buen gobierno? Aquel que prohíbe que unos dañen a otros (prohibir la delincuencia) y aquel que, de no surtir efecto tal prohibición, castiga a quien daña a otro y resarce a quien resulta dañado (impartir justicia).

 

Definido así el gobierno, ¿su hechura es tarea del político? Para responder preguntémonos ¿qué es lo primero que se necesita para prohibir la delincuencia e impartir justicia? Leyes que reconozcan plenamente, definan puntualmente, y garanticen jurídicamente, los derechos de la persona a la vida, libertad y propiedad. ¿Y de quién es la responsabilidad de redactar y promulgar dichas leyes? De los legisladores quienes, por definición, son los encargados de redactar y promulgar las leyes, que deberán ser justas, siendo tales aquellas que reconocen plenamente, definen puntualmente, y garantizan jurídicamente, los derechos naturales de la persona a la vida, la libertad y la propiedad.

 

Definido el gobierno como el poder capaz de prohibir que unos dañen a otros y, suponiendo que la prohibición no surta efecto, como el poder capaz de castigar a quien dañe a otro, y de resarcir a quien resulte dañado, y habiendo dicho que todo ello supone leyes justas, cuya redacción y promulgación es responsabilidad de los legisladores, y dado que el tema a tratar es el de la facilidad de los políticos para dificultar las cosas, la siguiente pregunta es, ¿qué relación hay entre el legislador y el político? Para responder vayamos a las definiciones. Legislador, nos dice el diccionario, es “quien legisla”, y legislar consiste en “dar, hacer o establecer leyes”, para lo cual el requisito indispensable, si las leyes han de ser justas, ¡y justas han de ser!, es que los legisladores tengan una idea clara de lo que es la justicia. Político, define el diccionario, “dícese de quien interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado”, siendo que gobierno es “la acción y efecto de gobernar”, al tiempo que gobernar es “mandar con autoridad…”. Mandar ¿qué? Que no nos dañemos unos a otros, y que quien dañe a otro sea castigado, y que quien resulte dañado sea resarcido, para lo cual se requieren leyes, mismas que son redactadas y promulgadas por legisladores que, según se concluye de las definiciones, son políticos, los mimos que, según lo dicho por Russell, hacen imposible lo posible. Pero ¿qué posible hacen imposible los políticos? Cualquiera que no tenga que ver, o con prohibir la delincuencia, o con impartir justicia.

 

En pocas palabras, cuando el gobierno pretende ser algo más que gobierno, cuando pretende algo más que prohibir la delincuencia e impartir justicia, comienza a dificultar la vida de los gobernados, eliminando o limitando su libertad y propiedad, lo cual dificulta, de entrada, su actividad económica. ¿Y cuándo pretende el gobierno ser algo más que gobierno? Cuando intenta ser desde ángel de la guarda, y como tal preservar a los gobernados de todos los males, hasta hada madrina, y como tal concederles todos los bienes.

 

En la medida en la que los gobernantes, políticos todos ellos, dan el paso desde prohibir que nos dañemos unos a otros, hasta obligar a que unos beneficien a otros, pasando por prohibir que nos dañemos a nosotros mismos, comienza a fallar y a dificultarle la vida a los gobernados. El problema es que ningún gobernante se conforma con ser eso, gobernante, y prohibir la delincuencia, e impartir justicia, pretendiendo ser desde ángel de la guarda hasta hada madrina, momento a partir del cual el político comienza a dificultar las cosas.

 

Por ello, pongamos el punto sobre la i.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus