Reflexiones libertarias
Jun 3, 2020
Ricardo Valenzuela

El bien vs el mal

El coronavirus ciertamente ha dado una oportunidad para que la izquierda ejerza su poder de lujuria por las libertades individuales.

El agitador comunista Saul Alinsky, mentor de Hillary Clinton, afirmaba: “Cualquier cambio revolucionario debe estar precedido por una actitud pasiva, afirmativa y no desafiante hacia el cambio entre la masa del pueblo. Deben llegar a sentirse frustrados, derrotados, tan perdidos, sin futuro, como niños desamparados en el sistema imperante, que estarán dispuestos a abandonar el pasado y arriesgar el futuro.

Es muy claro que la epidemia es una carta desesperada de los señores de la oscuridad. Han cumplido su objetivo de sabotear la expansión económica más larga de la historia de EU. Han logrado aprisionar a la gente en un estado de pánico y, algunos, aceptar la pérdida de libertad. ¡Cuidado! Porque hay otros que no están dispuestos a poner la cabeza sobre la mesa para que el verdugo descargue el golpe final. 90 millones de ciudadanos armados, entrenados y organizados, se reportan listos para defender esa libertad.

La pandemia está siendo utilizada, como lo definen los demócratas, para transformar el país a imagen de los dictados de esa fuerza en la oscuridad. Es dibujada especialmente para, tomándola como pretexto, declarar una emergencia y se active lo que se tiene preparado: Emergency Mobilization Preparedness. Suspender la constitución para que un gobierno emergente, o a través de Fema, tome control del país y convertirlo en el gobierno de ellos.    

Los asistentes a los templos están siendo multados por el delito de ir a la iglesia. Los pastores religiosos están siendo arrestados y amenazados con arresto por el delito de pronunciar sermones. Los criminales están siendo liberados de las cárceles, mientras se arresta a quienes desobedecen y se rebelan ante sus mandatos de encarcelamiento casero y salen a buscar sustento para sus hijos.

“América roja y azul están coordinadas y ahora es el momento de violar la Constitución”. Los miembros de ambos partidos parecen estar de acuerdo con socavar las libertades civiles fundamentales para luchar contra la pandemia. A veces Trump luce tan solo ante esta batalla y, ante cualquier pronunciamiento, la media controlada de inmediato arremete contra él blandiendo sus cimitarras.

Burócratas no electos con diseños de un gobierno global están ya a cargo del destino de EU: Gentes como Bill Gates, que elogia su filantropía mientras impulsa las vacunas en un mundo que, al final, incrementa su poder y sus bolsillos. Gente como Anthony Fauci, asignado a Trump por el mismo Gates para cumplir los objetivos de vacunas promovidas por la Fundación Gates, un programa que se ha materializado con tecnología que rastrea quién recibe una vacuna, quién no y dónde se encuentran ambos grupos a todas horas del día y de la noche.

Los gobernadores demócratas, por instrucciones de sus amos, luchan para mantener la economía paralizada con un solo propósito, su ruina, y no les importa destruir el país y millones de vidas. Sus amos actúan como aquella patinadora de hielo quien, al no poder derrotar a su rival, enviaba un criminal para quebrarle las piernas.

En lugar de ir a trabajar, los americanos con espíritu empresarial esperan en casa el cheque de estímulo, o tal vez, se dirigen a las licorerías que permanecen abiertas o a las tiendas de marihuana que operan bajo la apariencia de "negocios esenciales". Observan cómo sus sueños arden con cada muerte televisada en tiempo real y un aumento en el recuento de casos en coronavirus, incrementos magnificados por los verdugos. El modelado por computadora para el coronavirus es tan preciso como el modelado por computadora para el cambio climático. Los números significan lo que los programadores quieren que signifiquen.

"Las solicitudes de desempleo semanales alcanzaron los millones, elevando la pérdida mensual a 22 mil millones debido al coronavirus", informa a gritos CNBC.

"32 millones de estadounidenses han solicitado beneficios de desempleo en las últimas cuatro semanas", informa luego CNN.

Mientras tanto, el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, ofrece más ayuda a los ilegales. Newsom publicó un aviso en Los Angeles Times ofreciendo un programa de auxilio por $125 millones para aproximadamente 150,000 californianos sin estatus legal de inmigración. Mientras miles de californianos pierden sus empleos o sus negocios van a la quiebra.

El gobierno centinela, como en las sociedades de Rusia comunista o la Alemania Nazi, es la primera etapa de evolución, como afirmara Thomas Paine, de un ser incontrolable, un insoportable tirano caminando y destruyendo a su paso.

En Internet aparecen videos aterradores de agentes de policía arrastrando a las personas fuera del transporte público, persiguiendo a los corredores solitarios en la playa o esposando a los padres que juegan con niños en el parque, por violar las reglas recientemente inventadas sobre distanciamiento social. Los números en coronavirus no coinciden con la respuesta. Pero sugerirlo, cuestionar, pedir aclaraciones, poner cualquier duda sobre la línea de pensamiento, mirar más allá de los titulares picantes e investigar información contextual y comparativa, incluso susurrar alguna duda, es recibir una reacción violenta, rápida y furiosa. En tiempos de engaño, decir la verdad se vuelve revolucionario.

Ese gobierno puede suspender la Constitución puesto que, desde que Ike integrara a su equipo a Nelson Rockefeller, logró legislación para, ante un derretimiento económico, suspender los derechos individuales implícitos en la constitución y un gobierno emergente tomara el poder. Y lo han estado preparando durante mucho tiempo. El gobierno escondido ha promovido la importación y venta de armas para hacerlas llegar a los criminales. El intento es provocar un sentimiento de inseguridad que provoque ciudadanos dóciles y voluntariamente se desarmen.

Las personas que se quedan en casa, les recomendamos aprovechar ese tiempo muerto para leer un poco de Alinsky, y comparar a través de las venas de estos tiempos modernos y devastadores. Las aplicaciones de entonces hasta las de ahora, de las palabras a la realidad, serán reveladoras. Ojos reveladores y estimulantes, con suerte.

Pero: el coronavirus ciertamente ha dado una oportunidad para que la izquierda ejerza su poder de lujuria por las libertades individuales.

El coronavirus ha presentado la oportunidad para que la gobernadora Gretchen Whitmer, que está ocupada en eliminar cualquier semilla de libertad en su estado de Michigan, flexione los viejos músculos de la Gestapo y envíe mensajes escalofriantes a los estadounidenses con mentalidad de libertad, de que el gobierno puede hacer lo que quiera, pero ¡cuidado! El espíritu revolucionario de los americanos no ha muerto.

El coronavirus, se está utilizando como una herramienta por aquellos con diseños diabólicos para establecer un nuevo orden mundial, un nuevo reino inconstitucional, sin libertad, nos guste o no. Despierta y huele el Alinsky. No es solo una lucha por nuestros derechos civiles. No es solo una lucha por la Constitución y el país. Esta es una lucha del bien contra el mal.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto