JUEVES, 13 DE JULIO DE 2006
Mentiras, malditas mentiras y AMLO

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“¿Cuáles son algunas de las últimas mentiras de López Obrador? Un breve catálogo de ellas, a partir de la alucinante entrevista con Joaquín López Dóriga de antenoche, ayuda a evaluar su magnitud y la gravedad del desequilibrio mental de quien las profiere.”


Se le atribuye al primer ministro británico Benjamín Disraeli la frase que había tres tipos de engaños, “las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas.” El fallido candidato López Obrador supera todos los records en cuanto a mentir por lo que merece que la famosa frase se ajuste para incorporarlo.

 

¿Cuáles son algunas de las últimas mentiras de López Obrador? Un breve catálogo de ellas, a partir de la alucinante entrevista con Joaquín López Dóriga de antenoche, ayuda a evaluar su magnitud y la gravedad del desequilibrio mental de quien las profiere:

 

“Yo gané la elección.” La evidencia aportada por AMLO fue, como siempre, su íntima convicción de que así había sido a partir de su tajante descalificación la elección presidencial.

 

“El 2 de julio no hubo democracia.” Aquí no estamos hablando ya de cualquier compló como los que AMLO nos tenía acostumbrados. Ahora es una conspiración mayúscula en la que participaron muchos de los ciudadanos involucrados con la elección. Es importante subrayar la idea detrás de lo dicho por el ex-candidato: la democracia existe sólo si se le declara a él triunfador, no hay ninguna otra opción.

 

“El Presidente Fox es un traidor a la democracia.” Claro, para descalificar el proceso electoral completo ayuda enjuiciarlo como “una elección de Estado” en la que el todopoderoso Presidente de la República ordena el resultado y maneja los hilos para asegurar que así sea, como antaño. Es debatible la prudencia del primer mandatario y sería deseable que ejerciera su derecho al silencio con mayor frecuencia pero de allí a descalificar toda la elección y llamar a Fox traidor, hay un brinco lógico completamente inverosímil.

 

“Con todo respeto…” Cada vez que AMLO va a emitir una descalificación mayor o una mentada de madre, para ponerlo en lenguaje que pueda entender, lo antecede de la frasecita respetuosa como si hacerlo le diera licencia para mentir e insultar a personas e instituciones impunemente.   

 

“Hay que contar voto por voto, casilla por casilla porque yo estoy arriba.” Eso fue justamente lo que se hizo durante la elección aunque AMLO ha ido innovando mentiras para descalificar cada etapa de un proceso ejemplar. En caso que el Tribunal Electoral dictaminara que es necesario volver a contar los votos, lo que parece remoto a partir de las “evidencias” de fraude aportadas por el ex-candidato, ¿qué impediría que AMLO descalificara este procedimiento también de no favorecerlo?

 

“Los observadores internacionales no vieron bien.” Aquí el compló se amplía al ámbito transnacional. Expertos en viajar por el mundo juzgando elecciones, con frecuencia en condiciones poco propicias e inclusive peligrosas, son descalificados como inútiles y ciegos por un político aldeano que si ha salido de su país no existe registro alguno.

 

“Los medios de comunicación le cierran los espacios,” a lo que López Dóriga respondió que llevaban 18 minutos de entrevista, un lapso bajo ningún concepto despreciable que si se lo hubieran cobrado a tarifa comercial habría tenido que pedir prestado al bien pagado Nico, su estratega-chofer.

 

“Se vendieron, es que hubo mucho dinero…” ¡El PRD ya es parte del compló! Harán bien el presidente de la casilla 2227, Juan Gilberto Castro y Juliana Barrón, representante del PRD, en demandar por difamación a AMLO pues su único pecado fue cumplir cabalmente con sus obligaciones electorales.

 

Lo único que me sorprendió de esta entrevista fue que al final de los tortuosos 23 minutos que duró, no llegaran los enfermeros del más cercano manicomio, como en las películas, para llevarse en camisa de fuerza al ex-candidato que mostró en televisión nacional que requiere de ayuda psiquiátrica urgente. ¿Se dan cuenta de la que nos salvamos?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus