VIERNES, 18 DE AGOSTO DE 2006
La muerte de un dictador

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Madrugador, astuto, con gran olfato para los negocios multimillonarios, escudado en un anticomunismo de caricatura, Alfredo Stroessner corrompió a Paraguay hasta la médula. Persiguió toda disidencia y convirtió a su país en el paraíso de contrabandistas, narcotraficantes, vendedores de armas y refugio de nazis y dictadores en desgracia.”


Iba a escribir que Fidel Castro se está quedando solo, pero no es cierto: Ahí está Hugo Chávez, nacido el mismo año en el que Alfredo Stroessner se hizo del poder en Paraguay, mediante el consabido golpe de Estado: 1954. No hay dictadores buenos y la retórica –cambiante según circunstancias y temperamentos- no debiera engañarnos. Lo mismo vale, para convertir a los países en fincas personales de los déspotas, la inflamada prédica anticomunista que tan rentables beneficios le dejó a Stroessner durante casi 35 años, que la ferviente arenga revolucionaria de Castro o las patrañas dizque bolivarianas que difunde Chávez.

 

Stroessner murió el miércoles a los 93 años en Brasil, país con el que tantos y tan rentables negocios realizó al amparo de un poder absoluto y país que le acogió en una especie de “exilio dorado”, tras ser arrojado del poder en 1989, mediante el rutinario golpe de Estado, nada menos que por su consuegro y con la complacencia del gobierno de Estados Unidos, para el que a esas alturas el dictador paraguayo ya resultaba intratable e impresentable.

 

El actual presidente de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, ha anticipado que no se rendirá homenaje alguno al fallecido dictador: No sólo ya no es jefe de Estado –desde 1989-, sino que en estricto sentido debiera ser considerado un prófugo de la justicia.

 

“Nos dejó un país mendicante, menesteroso, con una moral bajísima” declaró ayer, lapidario, el senador Alfredo Ratti Jaeggli, del partido opositor “Patria Querida”. Y es lo menos que puede decirse.

 

Stroessner no sólo persiguió cualquier disidencia del signo que fuese, que él se encargaba de bautizarla como “peligro comunista”, también convirtió a las fuerzas armadas en una cueva de ladrones y traficantes, acogió a nazis abominables, como Joseph Mengele (una operación de compra-venta), vendió armas a Sudáfrica –cuando ese país estaba aislado de la comunidad internacional por su detestable política de “apartheid”-, consolidó la dictadura en el trinomio: Partido Colorado- Ejército- Gobierno, que por supuesto él encabezaba, corrompió la vida social, cultural, política y económica de Paraguay.

 

Eso sí: Empezaba a trabajar a las cuatro de la mañana y jamás tomó vacaciones. Infatigable labor corruptora.

 

Fidel Castro, que debe seguir ávidamente las noticias alrededor de la muerte y de los funerales de Stroessner, puede estar tranquilo en un punto: Él, Castro, no morirá en el exilio y tendrá unos magníficos funerales de Estado (a diferencia de las exequias, casi clandestinas, que tendrá Stroessner en Brasil). Además, Castro ya hace muchos años que le arrebató a Stroessner el trofeo de haber oprimido más años continuos a sus compatriotas, usando el país como finca de su propiedad.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus