LUNES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2006
Presidente Fox: ¿Hasta cuándo?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Hay cosas que son de principio, entre las cuales se cuenta la obligación del gobierno de hacer valer los derechos, no de todos, sino de cada uno de los gobernados. ¡De cada uno!”


Me dirijo a usted, presidente Fox, con el derecho que me da, primero, el haber votado por usted aquel histórico 2 de julio del 2000; segundo, el hecho de ser contribuyente y pagar, puntualmente, todos los impuestos que el gobierno (entre ellos el Federal, que usted encabeza) me cobra y, tercero, por el hecho de ser uno de sus gobernados, lo cual le exige garantizar mis derechos. Gobernar es, antes que cualquier otra cosa, hacer respetar, por la fuerza, cuando así deba ser, los derechos de los gobernados. Usted, presidente Fox, no lo ha hecho, omisión que lo coloca, al menos en este caso, a la altura de, por ejemplo, Alejandro Encinas, falso jefe de gobierno de la Ciudad de México, al servicio de López Obrador.

 

Alguien escribió, en el 2000, lo siguiente: “El Estado de derecho existe sólo en la imaginación de algunos ciudadanos. La realidad es cruda, justicia y ley se usan a discreción del poder ejecutivo, llámese presidente, gobernador o alcalde”. ¿Recuerda, presidente Fox, quién lo escribió? Usted.[1] Pregúnteles, a quienes viven o trabajan (muchos de ellos, 5 mil aproximadamente, ya dejaron de hacerlo, pues fueron despedidos), en la zona secuestrada por los simpatizantes de la coalición por el bien de todos, qué opinan del Estado de derecho, del gobierno, tanto capitalino como Federal. Pregúnteles qué opinan de usted. ¿Y usted, presidente Fox, qué opina de usted mismo? ¿Ha cumplido su palabra, comenzando por aquello de respetar y hacer respetar la Constitución, cuyo artículo 11 no deja lugar a dudas sobre su responsabilidad ante hechos como el plantón en Reforma: garantizar la libertad de tránsito?

 

Usted nos dijo, el pasado 1 de septiembre, en su mensaje a la nación, que “el respeto a la legalidad no es ni podrá ser nunca discrecional”, y señaló que el mismo es “la condición básica del contrato social”. ¿Usted, presidente Fox, en lo referente al plantón en Reforma, no ha actuado de manera discrecional? ¿Qué acaso la Constitución no le otorga el poder, uno, de remover al secretario de seguridad pública de la Ciudad de México (artículo 122) y, dos, de ordenar el uso de la fuerza pública cuando sea necesario (artículo 89)? El secretario de seguridad pública, ¿ha cumplido con su deber? El plantón en Reforma, que viola derechos y leyes, ¿no exige, de parte del gobierno federal, el uso de la fuerza pública?

 

Hay quienes opinan que usted, presidente Fox, ha actuado con prudencia, al no responder a las provocaciones de los perredistas. Habemos quienes creemos que usted, presidente Fox, simple y sencillamente no ha cumplido con su deber. Usted, ¿qué cree? Usted ha permitido, una vez más, el triunfo de la arbitrariedad sobre la autoridad.

 

Hay que tener muy claro que lo único que justifica, verdaderamente, la existencia del gobierno, es su poder para hacer valer los derechos de los gobernados, en última instancia, por medio del uso de la fuerza. Sí: en última instancia, por medio del uso de la fuerza. Persona que no esté dispuesta a hacerlo no debe, ¡por ningún motivo!, ser gobernante. Usted, presidente Fox, ¿está dispuesto?

 

Usted nos dijo, el pasado 1 de septiembre, que “la democracia se consolida en el estricto apego a la legalidad”, y que “hemos convertido a la ley en el primer instrumento de gobierno y (en) la mayor garantía de las libertades y derechos ciudadanos”. El plantón en Reforma, presidente Fox, lo desmiente, y yo le pregunto ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo seguirá permitiendo el triunfo de la arbitrariedad sobre la autoridad?

 

Por último. Es cierto que Reforma no es México, y que el porcentaje de mexicanos afectados por el plantón es mínimo. Pero hay cosas que son de principio, entre las cuales se cuenta la obligación del gobierno de hacer valer los derechos, no de todos, sino de cada uno de los gobernados. ¡De cada uno!


Presidente Fox, ¿hasta cuándo?



[1] FOX, Vicente; Vicente Fox propone; Ediciones 2000; p. 8.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus