MIÉRCOLES, 20 DE SEPTIEMBRE DE 2006
Demencia exportadora

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Rigoberto Stewart







“Para maximizar las exportaciones, los gobernantes deberían estimular las importaciones, pero hacen lo contrario: las disuaden. Entonces, los gobernantes cometen otro garrafal error: las subsidian para que crezcan.”


En la columna anterior (Gazapos mercantilistas) quedó claro que, descontando los flujos financieros, las exportaciones tienen que ser iguales a las importaciones, en términos monetarios. En el plano individual, no hay duda: si Juan exporta bienes por $1.000, solo podrá comprar (importar) bienes por $1.000.

 

Si agrupamos en un lugar físico a cien, mil o cuatro millones de personas, y les decimos que forman el País A, las implicaciones son exactamente las mismas: el valor monetario de las exportaciones fuera de ese espacio físico tiene que ser igual al de las importaciones. Dividamos el mundo en dos: País A y todo lo demás (TLD). En términos monetarios, (Exp=Imp). Si TLD exporta bienes al País A y recibe ¢10.000 millones (colones, moneda de País A) como pago, resulta obvio que TLD solo le podrá comprar a País A bienes por ¢10.000 millones. Es decir, País A solo podrá exportar bienes y servicios (b&s) por ¢10.000 millones. Ahora, si el gobierno de País A decidiera proteger a algunos de sus productores y limitara la importación de bienes a ¢5.000 millones, TLD solo podría comprarles bienes con los ¢5.000 millones que obtendría. Las exportaciones de País A caerían a ¢5.000 millones. Está claro: toda reducción de las importaciones implica una reducción de las exportaciones, y viceversa.

 

Para lograr su objetivo de maximizar las exportaciones, los gobernantes deberían estimular las importaciones, pero hacen lo contrario: las disuaden. A raíz de este error, las exportaciones no crecen por sí solas; entonces, los gobernantes cometen otro garrafal error: las subsidian para que crezcan.

 

Ahora, el subsidio de las exportaciones de País A equivale a que el gobierno de ese país regale dinero a individuos de otros países para que compren (importen) bienes de País A. Así, las exportaciones crecen: (Exp = Imp + Sub). Imaginemos a Juan entregando su dinero a Miguel para que éste compre sus bienes. Sería un absurdo. Juan vendería (exportaría) más, pero sería más pobre. A escala de país, el subsidio a la exportación de b&s no solo es igualmente absurdo; es un acto criminal. ¿Por qué? Porque el gobernante toma el dinero de Pedro, se lo regala a Max, el extranjero, y le pide a éste que compre (importe) el bien de Juan; de paso, le dice a Pedro, el perdedor, que esa operación lo enriquecerá. Consecuencias: las exportaciones suben, los juanes y extranjeros se enriquecen, y la gran masa (los pedros) se empobrece.

 

¿Por qué maximizar las exportaciones? La respuesta de los neo-mercantilistas que gobiernan es: porque sí; y están dispuestos a recurrir hasta lo absurdo para lograrlo. Sin embargo, la respuesta inteligente es: en cuanto al comercio internacional, el objetivo de cualquier grupo humano es maximizar las importaciones –porque éstas son las que se consumen–; pero, como en términos monetarios Exp=Imp, se maximizan las exportaciones como medio para lograr el objetivo; eso sí, sin subsidios o barreras comerciales, ya que éstos serían contraproducentes.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus