LUNES, 9 DE OCTUBRE DE 2006
Complicidad criminal

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Que un gobierno legítimo “negocie” con criminales lo que no es negociable, no sólo es un despropósito sino constituye complicidad criminal.”


Me había propuesto seguir con el análisis de los temas que, a mi juicio, conforman las prioridades a las que las políticas públicas del gobierno de Felipe Calderón deberá dedicar su atención, pero, por desgracia, es preciso discutir otros asuntos urgentes.

 

El gobierno de Vicente Fox adoptó el término “negociación” como la divisa básica de su gestión, pero dada la aversión del Presidente y buena parte de sus colaboradores por la lectura, seguramente ignoran los significados del vocablo, tan mal interpretado en los últimos años. Según la Real Academia de la Lengua, negociación es la:

 

·         “Acción de tratar y comerciar, comprando y vendiendo o cambiando géneros, mercaderías o valores para aumentar el caudal.”

·         “Ajustar el traspaso, cesión o endoso de un vale, efecto o letra.”

·         “Tratándose de valores, descontarlos.”

·         “Tratar asuntos públicos o privados procurando su mejor logro.”

·         “Tratar por la vía diplomática, de potencia a potencia, un asunto como un  tratado de alianza, de comercio, etc.”

 

Queda claro que en todos los casos se trata de un proceso de toma y daca. Por ello, por más que me devano los sesos para entender la definición que usa el gobierno en el tema que nos ocupa hoy, no la hallo. ¿Qué diablos negocia con los criminales que mantienen secuestrada a Oaxaca hace cuatro meses?

 

Me consta, porque he tenido el privilegio de pasar muchos veranos como invitado en casa amiga, que la precaria situación política de Oaxaca y el conflicto con el magisterio local son rancios, y que en lugar de resolverse se han dejado pudrir a ciencia y paciencia de sucesivos gobiernos estatales.

 

Entiendo también que, al igual que en el ámbito nacional, en la política oaxaqueña medrar con las fuerzas en conflicto, manipularlas para los obscuros fines de los gobernantes, usarlas para chantajear a quién ellos quieran, ha sido la valiosa moneda de curso ilegal para obtener prebendas del gobierno federal.

 

El gobierno del Presidente Fox no es responsable de esta historia de corrupción e incompetencia que mantiene a los oaxaqueños en la miseria y los obliga a largarse de su patria chica en busca de mejores horizontes. Soy testigo cotidiano de qué tanto más difícil es trabajar en Estados Unidos cuando lo que se habla es zapoteca y no español, pero la emigración sigue creciendo.

 

De lo que sí es responsable el Presidente Fox es de haber dejado llegar el caos en Oaxaca hasta dónde está hoy. No quiero pensar en la tragedia de tantos amantes de esa mágica ciudad que pusieron sus vidas y ahorros en nobles proyectos como pequeños hoteles, restaurantes o galerías de arte en su incomparable centro histórico.

 

Pero al fin de cuentas los daños económicos, tan lamentables como sin duda son, no se comparan con la pérdida de vidas. No pasa día sin que nos enteremos de un nuevo muerto asesinado por la APPO (Asociación Popular del Pueblo ??? de Oaxaca) y los “maestros” inconformes.

 

Un día es un muchacho decapitado en su motocicleta por un cable metálico con el que los appistas cruzaron una calle y otro un maestro que sí daba clases, ultimado por lo revoltosos por cumplir con la obligación que ellos desprecian.

 

Si alguien tiene alguna duda de los motivos y fines de la APPO, empezando por el candoroso secretario de Gobernación Carlos Abascal, les recomiendo que visiten su sitio en internet (http://www.asambleapopulardeoaxaca.com). Ese, y otros espacios “solidarios” revelan todo lo que hay que saber del tema.

 

Que un gobierno legítimo “negocie” con criminales lo que no es negociable, no sólo es un despropósito sino constituye complicidad criminal. ¿Es este el país en paz que Fox declara a diario que dejará a Felipe Calderón?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus